miércoles, 7 de marzo de 2007

de putas

Esta sociedad que estamos creando en España me empieza a parecer aburrida. Tengo la sensación de estar retrocediendo en muchas de las libertades conquistadas con tanto esfuerzo y me temo que las decisiones que nos afectan en lo que respecta a estas libertades las están tomando gentes más preocupadas de lo políticamente correcto que de defenderlas y ampliarlas. Me temo que los que mandan están sustituyendo una moral obsoleta por otra no menos estricta, pacata y caduca. O, lo que es peor, injusta. ¿Estamos perdiendo el norte? ¿Se está vaciando de contenido el progresismo y el pensamiento avanzado? ¿Se acabó la fiesta? Poco nos duró.

En este contexto, me preocupa el incremento de las políticas sancionadoras del género la letra con sangre entra en materia de tráfico o de consumo de alcohol, las multas impuestas por máquinas, la brutal ofensiva de la llamada protección de menores a la manera yanqui, que deja a los mayores a los pies de los caballos, me aterra la jurisprudencia insensata y sexista (pero al revés) que se está asentando en los juzgados de familia, el aluvión de denuncias por cualquier nimiedad, las concesiones arbitrarias a la Iglesia en materias de educación y, desde luego, me alucina el eco que estas y otras cuestiones obtienen desde la prensa indocumentada, que va a resultar mayoritaria...

Y, ahora, las putas.




Que el Congreso no legalizará la prostitución. Que la ONU dice que es explotación sexual y ya está. A aplaudir con las orejas. En la ilegalidad queda la realidad, 50 millones de euros diarios en dinero negro, unos 14.000 millones de euros al año en economía sumergida, 300.000 personas (hombres y mujeres) sin derechos laborales porque resulta que se venden (hasta donde yo alcanzaba, alquilan un servicio). A seguir mirando hacia otro lado. Vaya solución. Hay varios resúmenes del tema y alguna respuesta interesante en las posiciones de colectivos de putas como Hetaira, que reproduzco a continuación. Me gustaría que leyerais el blog de Miriam y Lía, una chica y un travesti que follan por dinero. Y conocer vuestra opiniones, porque el tema se las trae.

Dice Hetaira (Colectivo en Defensa de los Derechos de las Prostitutas):
Ante las conclusiones a las que ha llegado la Comisión Mixta de los Derechos de la Mujer del Congreso de los Diputados en relación al tema de la prostitución, el colectivo Hetaira quiere manifestar:
1. Que lamentamos profundamente dichas conclusiones ya que dejan totalmente desprotegidas a las mujeres que ejercen la prostitución y reafirman la vulneración de derechos a las que hoy están sometidas.
2. Que, tal y como lo hemos manifestado reiteradamente las Asociaciones que tenemos conocimiento directo del tema, la lucha eficaz contra la trata de mujeres con fines del comercio sexual solo es posible si se diferencia claramente la prostitución voluntaria, que debe ser reconocida legalmente, de la prostitución forzada que debe ser perseguida. Así lo reconoce también el Informe de la Unidad Técnica de Policía Judicial de la Guardia Civil elaborado en 2004.
3. Que las conclusiones a las que ha llegado la Comisión están altamente prejuiciadas e ideologizadas y no tienen en cuenta la realidad concreta de las personas trabajadoras del sexo. Se ha derrochado el dinero público y el tiempo de todas las personas que han pasado por la Comisión para intentar justificar unas conclusiones que estaban tomadas antes de que la Comisión empezara sus trabajos: así lo demuestran las declaraciones de los miembros del PSOE y del PP cuando se constituyó la Comisión que coinciden al cien por cien con lo que ha sido aprobado.
4. Nos asombra la tergiversación que se hace de los artículos 9 y 14 de la Constitución para negar la consideración de la prostitución como un trabajo, cuando esos mismos artículos sirven para recomendar justamente lo contrario: la necesidad de que se acabe con la discriminación que sufre este sector de trabajadoras por el hecho de ofrecer servicios de carácter sexual. La ideología discriminatoria que juzga a las mujeres en función de su comportamiento sexual sigue presente en las conclusiones de la Comisión.
5. Nos preocupa especialmente que un sector del feminismo en nombre de la dignidad de las mujeres en abstracto niegue la dignidad de las mujeres que quieren seguir ejerciendo voluntariamente la prostitución, invisibilizándolas y desconsiderando sus derechos como trabajadoras. En este sentido no está de más recordar que en este país hemos tenido una legislación abolicionista bajo el franquismo y que la Ley que se promulgó en 1956 para erradicar la prostitución aludía en su preámbulo a la dignidad de las mujeres.
6. Desde Hetaira esperamos que el sentido común prevalezca y reiteramos nuestra voluntad de seguir luchando por que se garanticen los derechos de todas las personas que ejercen la prostitución. En este camino nos parece fundamental el reconocimiento de la prostitución como un trabajo que también es ejercido de manera voluntaria y el consecuente reconocimiento de derechos que se derivan de ello.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

"dignidad de las mujeres que quieren ejercer la prostitución"?????????????

¡Por favor!

Dignidad y prostitución son antónimos.

Antonio Piera. Madrid. dijo...

Pues lo he buscado en los diccionarios de antónimos y no figura. Es lamentable que pienses así: las putas son dignas por el hecho de ser humanas. ¿O es que dejan de serlo al alquilar su sexo? ¿Dejamos de serlo nosotros al alquilar nuestra fuerza de trabajo, nuestra palabra o nuestro pie derecho?

Anónimo dijo...

No tergiverses... No digo que las mujeres sean indignas, digo y repito que dignidad y prostitución son antónimos (aunque no venga en el diccionario).

Piensa en alguna mujer que quieras de verdad y disfrázala de prostituta... ¿Te sigue pareciendo tan estupendo?

Para mí, lo lamentable es que haya tantos hombres que piensen como tú, y que mantengan esta vergüenza para la mujer (y para el hombre)que es la prostitución.