lunes, 28 de julio de 2008

el amigo Saldaña

Hola. Me extraigo de nuevo de mi sabatina (¡qué poco me queda!), entendido el concepto al pie de la letra como oficio divino propio del sábado, segunda de las acepciones del de la RAE, bajo el impulso incontrolado que me viene abundante cada vez que un amigo hace algo, sea ello lo que sea y me guste o me disguste (que no es éste último el caso), como si tuviera yo dentro un resorte que se disparara cual patada refleja por esos motivos, tal vez porque esa preeminencia de la amistad, entendida en sentido lato, sobre cualquier otra forma de relación sobrevenida, me mantenga cerca de la adolescencia o porque dicha valoración excepcional del apego voluntario a las personas haya sobrevivido al paso de los años como una de las pocas opciones que le merecen a uno la pena, vaya usted a saber o, por decirlo castizamente, acaso porque se me pone.

Sirvan prolegómenos tan obtusos para explicaros que el amigo de esta grata esquina en la que nos sentamos a menudo a decir cosas llamado Pedro de Paz acaba de hacer real su amenaza y un nuevo hijo suyo, el tercero en la línea sucesoria, está a punto de ver la luz para septiembre. Nada menos que con Planeta, ahí es nada, y con ínfulas de best seller, pronto será tan nuestro como suyo este libro titulado "El documento Saldaña" cuya lectura ya me apetecía antes y que en cuanto pueda tendré en mis manos desde la curiosidad y el deseo no exentos, por supuesto, de sentido crítico e independencia de juicio, que suele ser lo mejor que se puede ofrecer a un amigo en cualquier terreno de la vida.

Como ya se escribió por aquí, don Pedro y éste que lo es mantuvimos una charleta cervecera que se prolongó horas sin parar de darle a la muy merced a una cita a ciegas concertada después de habernos conocido en este blog, al final de la cual intercambiamos cromos y abrazos, aunque no recuerdo bien si fue por este orden, gracias a lo cual cayeron en mis manos (en tales etílicas circunstancias, igual podían haber caído al suelo) sus dos anteriores novelas, El hombre que mató a Durruti y Muñecas tras el cristal, que me gustaron lo suyo, más la primera que la segunda, confieso, mientras quedó entre las suyas un ejemplar del libro coral acerca de Castañuela 70 en el que tuve el privilegio de participar. Desde entonces, es lo habitual entre nosotros saludarnos con más chicha cuando nos cruzamos por la vida, disentir con elegancia, coincidir con pasión y prometernos mutuamente renovar votos cerveceros cuanto antes, que ya la vida se encarga de ponernos en nuestro sitio haciéndolo dificultoso cuando no imposible.

Así que es llegado el momento de hacer público mi deseo/compromiso de vernos de nuevo (me encantaría que fuera posible por estos pagos en los que recién habito), para renegociar nuestra amistad, emborracharnos como marineros y hablar de este nuevo vástago (en mi opinión podría también llamarse salto cualitativo) que acaba de parir, y si hay unos langostinos tigre por medio, mucho mejor. Podríais veniros también los asiduos visitantes de este portal pueblerino, siempre que trajerais la silla. Nos sentaríamos a la fresca junto a la puerta de casa a ver pasar la vida mientras la luz atardece y muere el día. Estaría bien que pudieran venir Bea, mi sobrina putativa, sin su madre, Rafa Reig llegado a lomos de cualquier White Horse, que se bajara de Sevilla el amigo Eduardo con una caja de Cruzcampo bajo el brazo, más claro, agua, que se descolgara Gabriel Jaraba desde Barcelona, que se vinieran grendel, lunita, María desde aquí al lado, Gustavo desde la Castilla profunda, superantipático (que también está preñado de dos sorpresas), Xoxo, de redes, Jaime, en fin todos y cualquiera de los más o menos anónimos que hacen incomprensiblemente costumbre de una pertinaz visita a estas líneas.

A ver si encuentro quien me financie este sueño.

11 comentarios:

Pedro de Paz dijo...

Agradecido y esperanzado, D. Antonio. Agradecido porque haya encontrado usted un hueco en su pertinaz sabatismo para dedicarme uno de sus siempre brillantes post. Y esperanzado por el deseo de que se cumpla ese vaticinio y podamos organizar una juerga entre todos los personajes asiduos a este antro de mal vivir que llamamos "la casa de un amigo" y donde tan a gusto nos sentimos.

Si voy por el sur, cuente conmigo. Avisaré pertinentemente.

Abrazos. Y gracias de nuevo.
Pedro de Paz

Más claro, agua dijo...

Querido Antonio: aunque agosto lo tengo ya comprometido, propongo convencer a D. Pedro para que se baje al sur en septiembre, antes del lanzamiento de su novela, y nos haga una lectura privada a los inquilinos de este su blog. Yo llevo una caja de Cruzcampo o las que sean menester, faltaría plus! ;-)

Antonio Piera. Madrid. dijo...

El fin de semana del 5/6 de septiembre sería idóneo. Voy a ver si puedo mover por aquí algunos hilos que me permitan organizarlo convenientemente y os lo cuento, suponiento que pudiéramos contar con el autor, claro. Porque si es a puro voluntarismo lo veo en globo.
Don Pedro: ¿qué le ha parecido mi aportación a su portada? No me diga que no se había fijado... Otra cosa le quieo preguntar. ¿Tiene usted la dirección a la que linkear el pdf de El Día que me llegó hace tiempo? Me gustaría contárselo a ésta nuestra gente...

Más claro, agua dijo...

Por si acaso, ya lo he apuntado en la agenda ;-)

Pedro de Paz dijo...

La idea me place mucho, D. Antonio, pero, para mí, el problema es la fecha. A tres días del lanzamiento de la novela no sé si aún estaré ultimando detalles de lo que se avecina o directamente de los mismos nervios. Aún así, no descarto nada. Y si no yo pudiera terminar asistiendo, siempre es una excelente ocasión para que se reunan lo asiduos.

Su aportación a la portada, D. Antonio, no fue percibida a un primer vistazo -muy fina y sutil-, sí al segundo. El picaporte reluce que da gusto.

Respecto al PDF, ¿se refiere usted al del artículo donde se cuenta la historia de Rodrigo Saldaña? Si es a ese, se lo envío esta tarde, que lo tengo por casa.

Abrazos,
Pedro de Paz

Antonio Piera. Madrid. dijo...

De los nervios del preestreno seguro que estaba usted divertidísimo, don Pedro.
A ese PDF me refiero, que ya despertó en mí suspicacias al desconocer el remitente y comprobar google por medio que el mencionado diario El Día carecía de existencia a estas fechas, por lo que mis sospechas acerca de la ficción disfrazada se incrementaron.
De todas formas, bonito procedimiento, espero que tb eficaz, por lo que me gustaría que lo viesen nuestros ilustres visitantes. Mándeme un link que pueda yo redirigir, porque el PDF ya lo tengo pero me ahorro así el engorro de colgarlo y tal y tal.
Gracias.

Pedro de Paz dijo...

Si, debo de estar "divino de la muerte".

El fichero no está colgado en ningún sitio, D. Antonio. Fue una campaña que se llevó a cabo mediante mailing. Pero esta tarde, cuando llegue a casa, lo subo a mi web y le mando el enlace.

Abrazos gordos,
Pedro de Paz

RGAlmazán dijo...

D. Antonio, tomo nota. No sé ahora mismo qué tendré para esa semana. Eso de vivir entre dos sitios tiene sus placeres pero también sus servidumbres. Así es que, no lo olvido, que se vaya forjando la cita y yo le avisaré si puedo asistir.
Un abrazo.
Salud y República

__MARÍA__ dijo...

Gracias Antonio por hacernos partícipes de esta novedad literaria.
Estaré atenta a la salida del libro que tiene muy buena pinta.
Lo de reunirnos es una idea muy buena sobre todo alrededor de unas cervecitas y unas tapas en condiciones. La fecha es lo peor, que no sabemos cómo se va a presentar Setiembre.
Lo suyo sería que estuviera el autor.

Saludos

Más claro, agua dijo...

Pues lo hacemos después de la presentación del libro y llegamos todos con nuestro ejemplar comprado y leido para que nos lo firme el autor. Al fin y al cabo, lo importante es reunirnos y llenar de vacío las botellas, ¿no? ;-)

Grendel Khan dijo...

Servidor reside en Barcelona y acaba de llegar de viaje de placer por tierras galas. Si veo el libro de su amigo en la librería y al abrirlo por la mitad me gusta lo que leo, tal vez tenga a bien a comprarlo para una ulterior lectura completa del mismo. Felices vacaciones a todos... ¡Y si se pasan por la ciudad condal prometo invitar a cañas a todos!