domingo, 19 de octubre de 2008

a vueltas con las palabras

Ya se decía por aquí el otro día que no estaría mal refundar el diccionario, al estilo de la propuesta de Cadalso, o exigir a las voces públicas un más decente apego a los significados reales de las palabras, porque si no algunos van a tener que llevar sobre los lomos de forma permanente una cabina con traductor simultáneo incorporado, con lo que pesa eso.

Así, por ejemplo:

- Cuando desde la Renault dicen que van a incrementar la producción de vehículos, lo que quieren decir es que preparan un ERE que afectará a 5.500 trabajadores. (Lo que, por cierto, a lo mejor no es tanta contradicción si a los que mantienen el puesto de trabajo les encaloman la jornada europea de 65 semanales, y si no te gusta, ya sabes...).

- Cuando Rajoy dice que las medidas económicas del gobierno favorecen a los bancos y se olvidan de los trabajadores, lo que quiere decir es que cada vez le falta menos para presentarse a líder sindical.

- Cuando MacCain basa no ya toda su campaña presidencial sino el resto de su figura política en su condición de héroe de guerra, lo que quiere decir es que hay que olvidar que fue un delator, según él mismo reconoció en el pasado "Había decepcionado a mis compañeros, a mi país y a mí mismo", que firmó una confesión a cambio de que le hospitalizaran, que fue fue uno de los pocos que rompió el código militar y cedió a la presión de los agentes vietnamitas durante los interrogatorios.

- Cuando Esperanza Aguirre, alias Clarence, dice que lo de Garzón es esperpéntico, lo que quiere decir en realidad es que mejor sería dejar a los muertos en las cunetas, que a ella qué más le da.

- Cuando el funesto "Pepiño" exclama en público: "Tengo un asco al Madrid que no lo puedo ni ver", lo que quiere decir es que se alegra de que Gallardón y Espe gobiernen en la capital durante muchos años.

- Cuando Rodríguez Zapatero anuncia que entraremos en recesión en 2009 si la citada recesión lo es "a nivel" global, lo que quiere decir es que entraremos, que nos vayamos preparando.

Y así hasta mil, por lo que veo cada día. Admito complementos (según la acepción primera del de la RAE: Cosa, cualidad o circunstancia que se añade a otra para hacerla íntegra o perfecta).

3 comentarios:

oyana dijo...

Y cuando yo me ponía pesada, de adolescente, insistiendo en que quería cualquier cosa -libertad, por ejemplo- y mi madre me decía, harta de oirme, "haz lo que te de la gana" quería decir "como hagas lo que quieres, no pisas la calle hasta la mayoría de edad".
El tema es interesante, desde luego. Y averiguar lo que otro quiere decir cuando dice lo contrario de lo que quiere decir, no es moco de pavo.

Lo del alias de Espe ha sido un puntazo.

Más claro, agua dijo...

Amigo Antonio, toda esa pandilla que enumeras (y otros muchos más) siguen la máxima de que "en diccionario cerrado no entran moscas"... :-)

Pedro de Paz dijo...

Cuando se hacen declaraciones que literalmente remiten a que "el Gobierno anuncia medidas para paliar los efectos de la crisis en los consumidores" lo que realmente quieren decir es que vayas preparando la vaselina para que te sea menos doloroso el trance.

Abrazos,
Pedro de Paz

PS.- Sigo averiguando eso que tenemos usted y yo a medias, D. Antonio.