lunes, 20 de abril de 2009

dinero negro contra dinero negro

En estos que son tiempos de simetría y paradoja, en los que te puedes encontrar a un Gabilondo entrevistando a otro Gabilondo (¡qué bonito debe ser que te nombren Ministro a un hermano y poder sentarte con él a entrevistarle!), en los que tampoco es raro que los causantes de la crisis descarguen su justa ira por haber perdido el negocio del siglo contra los pobres curritos, hoy principales paganos en carne propia de beneficios insanos que jamás les beneficiaron, tiempos en los que cabe apreciar (con cierto sarcasmo, creedme) que los que vendieron sus almas al demonio de la especulación no pueden realizar sus delictivos beneficios al carecer de compradores con lo que (¡por una vez!) se ajusta el efecto al causante, sale a la luz una cantidad aterradora, un número que por sí solo expresa toda la podredumbre de esta sociedad hipócrita en que vivimos. El 56.000.

No es un número para un sorteo. ¡Qué más quisiéramos! 56.000 son los millones que tienen guardados los sinvergüenzas de este país debajo del colchón de su ignominia y en los paraísos fiscales en los que se gestó esta crisis. 56.000 millones de euros en billetes de 500, morados como el dominante de la pasada santa semana. Ahí es nada. Una cantidad idéntica al fondo de reserva de toda la Seguridad Social española de 2008, de la que comemos los parados y jubilados y gracias a la que nos curamos en los hospitales públicos el resto de los ciudadanos de a pie. Más dinero que el patrimonio personal de Bill Gates, el hombre más rico del mundo, que sólo tiene estos cincuenta y seis mil millones en dólares, el pobre iluso. Una cantidad similar a la hipotética liquidez de un Banco tan enorme como el Santander, al volumen total de las exportaciones de Alemania al resto de los países de la CE, al montante del préstamo del Fondo Monetario Internacional a todo un país como México para hacer frente a la crisis...

Son algo así como 112 millones de billetes morados, que constituyen la cuarta parte de los que se han emitido para toda Europa. ¿Dónde los tenéis? ¿Cómo los habéis juntado hasta rebosar esos sacos de plástico enterrados, esos dobles fondos, esos maletines o maletones, esas cajas fuertes soterradas debajo de los ladrillos de la chimenea? ¿A quién se los habéis quitado? ¿Cuántos delitos contemplan? ¿Cuánta ignominia? Los han ido juntando como urracas, teñidos con la sangre del resto de nosotros aunque limpios de cualquier traza de sudor, de trabajo, de honradez. ¿Quienes sois vosotros, asquerosos monstruos sociales, para construir vuestro futuro sin incertidumbre a costa del hambre de tantos?

Seguro que me cruzo con tres o cuatro cada día. Seguro que van por la vida con la cabeza bien alta, mirándonos por encima del hombro. Seguro que no se cortan un pelo a la hora de hablar en público o doctorar de fútbol en la barra de un bar. Apuesto corderos contra pajaritos a que muchos de ellos ostentan cargos públicos y no se empachan al opinar de lo divino y lo humano como si fueran gente decente. A que tienen secuestrado el equivalente al 5'32 por ciento del Producto Interior Bruto de España y dan lecciones de ética, de moral y de justicia. A que muchos de ellos, causantes de la inflación que todos sufrimos, dan lecciones de economía con el riñón bien forrado.

Izquierda Unida ha propuesto que se retiren de la circulación los billetes de 500 euros en todo el continente y que se emitan de nuevo en otro color, que proponen negro como las almas de los usureros. Tres meses para aflorarlos y el que no lo haga que los use luego para envolver caramelos. Al Banco a cambiarlos, como se hizo con las pesetas, pero contra ingresos en cuanta corriente, que Hacienda se iba a poner las botas. Si se hiciera algo así, en medio año salíamos de la crisis de los cojones. Una medida de esta naturaleza, que en nada afectaría a las gentes honradas que pueden justificar sus ingresos o sus ahorros, obtendría además una larga lista (negra, como no podía ser menos) de todos los delincuentes de cuello blanco de este país, desde propietarios de gasolineras a traficantes, desde empresarios insolidarios a los mangantes comisionistas del "¿cómo va lo mío?", desde políticos indecentes a magistrados amigos.

Lo que se podría hacer con los que figuraran en esa lista, prefiero dejarlo a vuestra imaginación...

9 comentarios:

__MARÍA__ dijo...

¡Vaya con el 56.000!
Me has dejado de piedra, porque yo suponía que habría tela de gente escondiendo las ganancias, pero tantas...¡qué bárbaro!
Pues es buena idea lo de IU sí, sí.
A ver si los que se quejan tanto de la crisis y sabemos que tienen que tener fortuna negra guardada, se quejan de verdad.
Por cierto, no he tenido todavía en mis manos un billete de esos, tiene que ser el recopón, un sueldo casi, en un solo billete.
¡Saludos!

Adrian Vogel dijo...

Muy buena propuesta de IU. ¿Por qué será que los medios no la airean?

Intrigado dijo...

La idea es buena. Lástima que resulte impracticable por el detallito de ser moneda común europea.

Antonio Piera dijo...

Yo sí los he tenido en las manos, amiga María, y puedo asegurarte que son absolutamente inútiles ya que no te los aceptan en ningún sitio. Sólo sirven para coleccionarlos, de ahí lo irresistible de su final como dinero negro.

Por lo que tu y yo sabemos, amigo Adrián.

Intrigado: que sea común significa, precisamente, que en mayor o menor medida todos los países del bloque tienen el mismo problema. Bien es verdad que aquí la cosa es brutal, sobre todo en Madrid, Costa del Sol y Levante.
Pero hasta tal punto es grave la cosa, y enormes los beneficios que España obtendría de una modificación de este calado, que seguramente nuestro país podría hasta financiar los gastos de esta medida a la comunidad europea a cambio de las ventajas que obtendría con ello. No creo que esos gastos superaran los 6.000 millones de euros (algo he leído por ahí), o sea que aún tendríamos 50.000 aflorados para reactivar nuestra maltrecha economía.

Bienvenido a esta casa.

Intrigado dijo...

Muchas gracias por su bienvenida.Al hilo de su respuesta, creo que la supresión de los billetes de 500 euros resultaría menos onerosa e igualmenta efectiva.

Antonio Piera dijo...

La idea es cojonuda, pero ahí sospecho que habría más oposición en otros países puesto que ya se debatió el asunto y emitirlos fue el acuerdo definitivo.

Antón Abad dijo...

Es verdad amigo Piera que la idea es excelente, pero mucho me temo que la sangre no llegará al río, ni los Bin Laden al retrete o los Sugus. Ud. lo ha dicho, muchos de los que hablan de la crisis, son los que la vienen fraguando desde hace 5 años; claro, tanto empeño tenía que fructificar al final. Si hasta el ratoncito Pérez ha perdido su queli (le enviaré testimonio gráfico).

Juan Carlos Latxaga dijo...

Gran post amigo Piera, escrito con las tripas, como debe ser tratándose del tema que trata. Somos muchos los que estamos hasta otras glándulas viendo lo que hace esta gentuza. Es brillante la idea de IU, tan brillante que los responsables de tomar la decisión se estarán riendo como si de un chiste de Gila se tratara.

Antonio Piera dijo...

Gracias mil, maese Abad, por sus inspiradas palabras y la fotografía del Pérez que me envió. Algo haremos con ella.

Con las tripas, Juan Carlos, como es de ley, aprovechando que están últimamente bastante a flor de piel como podrá comprobar por mi último post con el que doy por buena esta etapa y abro otra que me debía a mí mismo y al pueblo que me ha acogido.