viernes, 1 de julio de 2011

la primera en la frente

Como la interacción está de moda, y no seré yo quien lo discuta, con esta sucinta entrada os comunico que ha visto la luz en el blog hermano, del que hablábamos ayer, la primera de las propuestas con las que amenaza la página en cuestión, en este caso centrada en los modos y maneras de coordinar las asambleas de forma que se mantengan fieles a la no representatividad y a la horizontalidad, que son las premisas básicas del movimiento popular asambleario. No es cosa sencilla si piensas que estamos ante un sistema organizativo en el que nadie manda y nadie obedece, pero que, además, funciona. Podéis repasar mi aportación en este enlace, aunque aquí os resumo el tema y me disculpo de paso por haberlo desarrollado hablando, a modo de ejemplo, de melones. Espero que nadie se de por aludido, y eso que la ovalada cucurbitácea es una de mis preferidas para iniciar las comidas veraniegas, en ensalada con su aceite, su vinagre-limón y su puntazo de sal. Cuanto más dulces y en su punto esté el melón, mejor la ensalada.

Resumiendo, el meollo está en que las asambleas locales se articulen por provincia, CCAA y Estado, pero siempre alrededor de su carácter, o bien informativo, o bien como vehículo para generalizar propuestas de las AL (asambleas locales) que pretendan abarcar ámbitos más generales. Ya lo leeréis si os apetece, pero ahora se me ocurre otro modo complementario de supraorganización provincial, en este caso para generalizar los contenidos informativos. Con periodicidad más o menos fija, una vez al mes, o cada dos meses, podría programarse una Asamblea General de la Provincia en la que todos los asamblearios provinciales que pudieran desplazarse se reunieran, cada vez en una plaza diferente de un pueblo diferente, para intercambiar experiencias, logros, dificultades, trabajos de sus comisiones e información de cualquier tipo, fortaleciendo de paso, con la presencia de todos, el movimiento asambleario de la plaza en que se reúnan y apoyando colectivamente sus iniciativas del momento. Estaría bien dotar estas asambleas de un final lúdico-festivo. Coño, estas asambleas serían el no va más.

Os dejo, que tengo que hacer un mandao.