martes, 20 de enero de 2009

obviedades de Pero Grullo

Asistimos con tanta frecuencia a tan eficaces procesos de desinformación, hay tanta mentira y necedad a nuestro alcance en los media, con sal o azúcar según convenga para que nos la traguemos mejor, que acaso no venga mal un poco de realidad, algún dato, un par de cifras que allanen un poco el intrincado camino que conduce al criterio propio. Para aproximarse a ello con alguna posibilidad, nada mejor a veces que las verdades del barquero, sabio entre los sabios, o la intachable lógica de Pero Grullo, el que a la mano cerrada la llamaba puño. Vayamos jubilosos:

- Protesta de los jueces. Irritación gremial y, de paso, leña al mono. Ninguno de los gobiernos anteriores metió mano a la ineficacia judicial ni a su modernización cuando debió hacerse. En estos 30 años, las notarías españolas están totalmente informatizadas, los notarios disponen de uno de los mejores programas de gestión que pueda haber en el mundo, poseen una intranet que anda de maravilla y han aquilatado ingresos y gastos al mejor nivel mundial. Mientras, en España hay 40.000 funcionarios de Justicia que transportan inmensos legajos de mesa en mesa. El doble que en Inglaterra, o que los 17.000 de nuestra vecina Francia. Horarios hasta las 3, los tres cuartos del bocadillo que no falten, protocolos contra eficacia, pero resistencia pasiva a la plena informatización, no fuera que se les escape el control total. El Gobierno que más ha invertido en este Ministerio, que ha sido éste, castigado con una amenaza de huelga con tintes revanchistas según la carta circular del juez Tirado. "A por ellos", dice ignorando las más elementales reglas de la gramática...

- Crisis económica. Como en todo el mundo, pero más peor. La debacle del modelo capitalista especulativo, propiciado sobre todo por la ultraliberal y cómplice política económica de Bush para con los amos de Wall Street al permitirles la total opacidad de sus operaciones, ha salpicado al mundo en general y a España en particular, gracias sobre todo a que los dos grandes pilares de la economía patria, el turismo y la construcción, se encuentran el uno en moderada recesión y en franca bancarrota el otro. Todos los gobiernos anteriores, del PP y del PSOE, han aplaudido con las orejas y sacado pecho en horas de bonanza sin preocuparse por paliar con industria pesada la preeminencia de unos sectores que son, por definición, inestables y que apenas generan riqueza añadida. El Estado ha corrido a evitar la caída de los Bancos con dinero de todos, pero se le ha olvidado, qué cabeza la suya, exigir por contrato un comportamiento crediticio acorde con las necesidades de los mismos que les han reflotado. Ahora creo que les van a tirar de las orejas. Aquellos barros nos traerán más sucios lodos...

- Paro y beneficios. Capitalismo en estado puro. Se preguntan los ingenuos manifestantes de Zaragoza contra los sucesivos ERE's que nos amenazan qué ha pasado con los beneficios de años anteriores y por qué, ahora que vienen mal dadas, el primero que lo paga es el obrero con la precariedad de su puesto de trabajo. Preguntas al viento, retórica pura que tiene su raíz en la ignorancia (con ciertas complicidades sindicales) de que ese precisamente es el fundamento del sistema dentro del que viven y votan. Los beneficios son de la propiedad y carecen de uso solidario. Lo suyo es que estos tiempos vean centenares de empresarios aprovechando el Pisuerga para reducir plantilla y las orejas del lobo para incrementar productividad o te vas a la calle. Ya está pasando y no veo manadas de aguerridos funcionarios del Ministerio de Trabajo ni sindicalistas de pelo en pecho denunciando todos y cada uno de los casos abusivos que ya se están dando.

Mientras, por el mundo, más de lo mismo. Hamas proclama su victoria con la soberbia y ceguera propias del grupo fundamentalista que es, mientras más de 40.000 viviendas e infinidad de campos de cultivo, naranjos y olivares de Gaza han sido arrasados por los sionistas y el pueblo palestino no tiene qué llevarse a la boca, mientras Obama dará su discurso de investidura tras un cristal blindado. Tiene cara de atentado este presidente de piel negra y sospecho que él lo sabe bien. No tengo la sensación de que acabe con bien su mandato, ojalá me equivoque...

Así las cosas, acaso una mirada me bastara, que cantaba Aute...

Nota.- En cuanto a la ilustración, es sólo para reflexionar con vosotros una pregunta que me planteó esta imagen: ¿siempre parece mejor lo que queda atrás?

5 comentarios:

Bellaluna dijo...

Don't look back, please. El futuro está ahí mismo. Los punks andaban equivocados...

oyana dijo...

Yo no creo que sea mejor lo que queda atrás, Antonio. Y no me refiero en concreto a tus reflexiones que son certras, sino a la vida, en general.
La foto es preciosa, pero yo siempre miro para adelante, porque lo que pasó, pasó y ya no es. La crisis estaba cantada y no hemos hecho más que despilfarrar. Así nos va ahora. El capitalismo , con su consumismo, está en crisis y ...Obama, ojalá te equivoques, porque, realmente, representa un gran cambio.

Un abrazo (con futuro)

Gustavo dijo...

¡Qué guapa la lista de música! Temazos la mayoría.
Hoy poco tengo que decirte (ya lo dices tú todo), era para preguntarte si conoces el blog de Adrian Voguel:
elmundano.wordpress.com
Estamos ahí "todos", por decirlo así. Hay una propuesta que quizás te interese:
http://elmundano.wordpress.com/2009/01/03/un-siglo-de-canciones-%25e2%2580%259call-along-the-watchtower%25e2%2580%259d/

Y, de acuerdo con Oyana: espero de todo corazón que te equivoques en esto.

oyana dijo...

Tiene razón gustavo. Llevo un rato escuchando tu música mientras leo.
Un abrazo

Antonio Piera dijo...

Aún así me gusta mirar atrás aunque evitando la nostalgia. Pero me parece cierto que a veces lo que pasó puede ser más bello que el porvenir. Y digo a veces, desde luego no siempre. No future, nos recuerda Bellaluna, decían los punkis. No es eso, pero sí es cierto que el próximo nuestro no presenta demasiado buen aspecto.