martes, 10 de febrero de 2009

por culpa de una foto

Ahora que Eluana duerme para siempre el sueño de los justos que comenzó en 1992, puedo ya decir al respecto lo que pienso. No lo he hecho antes, os lo aseguro, aunque se me escapaban las palabras y tuve que retenerlas a machetazos, por puro pudor. Porque el espectáculo de uno de los hombres más inmorales de la Tierra, el sucio Berlusconi, meándose en el poder judicial para conectar con lo más densamente oscuro de su electorado condenando y anatemizando un puro acto de piedad, unido al grimoso manifiesto papal de ese ex-soldado nazi que rige hoy los destinos de una Iglesia capaz de retorcerse hasta lo impensable antes de renunciar a sus privilegios de directora ideológica de un mundo que se diluye ante su propio anacronismo, ese Ratzinger al que sin duda ha ofendido más la hipótesis de la muerte inocua de lo que quedaba sobre una camilla de la pobre Eluana que la de seis millones de judíos gaseados y torturados bajo su nacismo originario o la de millares de civiles reventados por las ilegales bombas sionistas, el espectáculo del linchamiento moral, ético y mediático de un hombre, Beppino, el padre de Eluana Englaro, que era y es el único capaz por su cercanía física y química de valorar y entender y evitar, al fin, en qué cosa se había convertido su amada hija tras diecisiete años de coma irreversible, el indecente clamor de unos medios de comunicación rijosos capaces de invadir sin vergüenza y hasta el escándalo la intimidad de una familia abochornada y maltratada en su larga y penosa lucha por la dignidad de su ser querido -diez años hace que la empezaron, cuando tras siete de espera aceptaron el contenido real de la maldita palabra, irreversible, tras esperar el milagro de que no se cumplieran las propias palabras de su amada antes del coma "la muerte es parte de la vida"-, sólo para formar parte del movimiento eclesial anti-eutanasia y vender de paso ejemplares de su bazofia, no he escrito nada de ello, os decía, porque todo lo anterior, junto y por separado, me daba tanta rabia, tal subidón de vergüenza por ser humano y como tal tener que compartirlo, que preferí dejar llegar las cosas y hablar de esta dramática corte de los milagros con el sosiego de la distancia, a toro pasado.

Mucho me temo que no lo he conseguido, que aún se me encienden los adentros como el primer día, que el pornográfico espectáculo de tanta hipocresía me sigue acelerando el pulso y quebrando el ánimo. Pero, por lo menos, sí os lo comento cuando ya me siento tranquilo porque lo poco que quedaba de Eluana descansa, por fin, en paz.

¿Sabéis una de las cosas que más me ha sublevado? La certeza de que han sido las fotos, esas fotos en las que aparecía la dolorosa antes de su fatal accidente, guapa, sonriente, llena de vida, feliz, esas imágenes del álbum de familia distribuidas sin duda por el propio Giuseppe Englaro también por pudor, por no resignarse a desnudar ante nadie los despojos en que su niña se ha convertido tras estos terribles diecisiete años de sufrimiento e inanición, por no distribuir ante la carroña la imagen real de su hija enchufada y mantenida artificialmente. Su propia decencia ha contribuido a engañar a mucha gente, ha actuado subliminalmente en su contra al permitir que el debate se falsee ante el enorme poderío de esas sonrientes imágenes de lo que fue su niña.

En este mundo tan jodido, queda claro que los sentimientos más nobles, la honradez, el amor y el pudor, no pagan a nadie.

11 comentarios:

Antonio Piera dijo...

Me gustaría que leyérais la opinión al respecto del doctor Montes
http://blogs.publico.es/dominiopublico/?p=1074

Grendel dijo...

Estoy de acuerdo. Ningún político debería decidir en casos así, porque el verdadero conocedor de la "vida" de Eulana era su padre.

Más claro, agua dijo...

Todavía no alcanzo a comprender por qué ese tal Berlusconi tenía que meterse a decidir en el futuro de un padre y una hija... ¿Se ha hundido Italia? ¿Se ha hundido el Vaticano? ¿Por qué no les hacemos saber que somos muchos los que hoy nos sentimos muy cercanos a ese padre y mucho más lejanos a ellos?

Gustavo dijo...

Ahora hecho un ojo a lo de Montes: curiosamente han intentado lo mismo con la clínica en donde estaba ingresada que con su hospital.
Uno: respecto a Berlusconi: luego el dictador es Chávez.
Dos: se puede estar a favor o en contra de la eutanasia, pero intentar inminscuirse en la decisión, basada en el libre albedrío de una persona (así lo atestiguaba el padre de Eulana) es repugnante. La Santa Cruzada sigue viva y dando lanzadas. A parte de que se podía considerar el último deseo de un moribundo: algo absolutamente sagrado.
Yo también quería haber hablado de esto, pero he sentido tal repugnancia hacia este nuevo y asqueroso Duce y el Fatxa de Roma que me he sentido totalmente impotente...

Juan Carlos Latxaga dijo...

Qué curioso que la misma Iglesia que apela al derecho individual de los padres a elegir la educación de sus hijos (idioma, educación para la ciudadanía...), le niegue a este padre el derecho a decidir acabar con la tortura que estaba sufriendo su hija. ¡Qué asco, Antonio! A mí también me ha producido náuseas tanta manipulación del dolor ajeno.

Antonio Piera dijo...

Gracias por vuestros comentarios, con los que coincido plenamente. Acabo de leer una página en la prensa que parece escrita para dar la razón a mis intuiciones. Es ésta: http://www.elmundo.es/elmundo/2009/02/10/internacional/1234263188.html

Al leerlo te da más rabia todavía...

Antonio Piera dijo...

A mayor abundamiento, leo esta mañana un artículo de Roberto Saviano, el escritor italiano condenado a muerte por la mafia, titulado "Pidan perdón a este hombre" y del que entresaco el siguiente párrafo: " Beppino, por respeto a su hija, ha difundido fotos de Eluana sonriente y bellísima, precisamente para recordarla en vida, pero podría mostrar el rostro hinchado y deformado de los últimos años que ha pasado tumbada en una cama, sin expresión y sin pelo. Pero no quería vencer con la fuerza del chantaje de la imagen, sino sólo con la fuerza del derecho que hace que una persona decida su propio destino. A quienes pretenden hacer méritos con la Iglesia fingiendo a menudo afecto hacia la pobre Eluana les pregunto: ¿dónde estaba la Iglesia cuando atronaba la guerra contra Irak? ¿Dónde están los políticos cuando la Iglesia pide humanidad y respeto para los inmigrantes apiñados entre Lampedusa y los abismos del Mediterráneo? ¿Dónde están estos políticos cuando la Iglesia, a menudo en ciertos territorios la única voz de resistencia, solicita una intervención decisiva en el sur y contra las mafias?"
http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Pidan/perdon/Beppino/Englaro/elpepusoc/20090211elpepisoc_4/Tes

Antonio Piera dijo...

El link completo que menciono arriba de El Mundo creo que es este:

http://www.elmundo.es/elmundo/2009/02/10/internacional/1234263188.html

yuki ush dijo...

Muchos de los que se oponen a la eutanasia son los mismos que apoyan y defienden planteamientos capitalistas y neoliberales (con extensión a teocón) que favorecen que millones de seres humanos mueran de hambre en el Tercer Mundo (y en el primero y segundo también), ése al que sólo quieren tener en cuenta para seguir explotándolo (que mueran en el Congo los que hagan falta con tal de que no nos quedemos sin coltán para fabricar Playstations para nuestros niños, por ejemplo). Es una muestra de la gran hipocresía que caracteriza la gestión política y social global de este planeta llamado Tierra, donde se archicumple la regla de Pareto : el 20% de los humanos posee el 80% de los recursos, mientras los demás pasan penurias o sencillamente viven.

Es irónico, si yo quiero morir y lo decido libremente, me lo prohíben; pero aquellos que se agarran a la vida porque quieren vivir se les niega el alimento, el agua y hasta sus propios recursos.

¡¡¡¡¡Sepulcros blanqueados!!!!!

Casi seguro que ahora que ya se han hecho públicos los resultados de la autopsia de Eluana y que dejan claro que no se aceleró su proceso de muerte sino que se le paró el corazón a causa de la deshidratación prevista, ahora, digo, alguno saldrá en los medios formulando alguna oscura y siniestra teoría conspiratoria que afirme que una mano negra actuó para impedir que su señor y amo Berlusconi llegara a tiempo para detener el proceso.

Para Don Libertario : no era necesario que aclarara el origen del lema del post anterior. Nos vemos.

Gontzal dijo...

Antonio es de las mejores reflexiones que he leído sobre el asunto.

Es curioso ver a quienes no son padres (o siéndolo no lo reconocen, que es peor) dar lecciones a este hombre de lo que debe hacer por su hija después de ese tiempo.

Eutanasia no, muertos por hambre y guerras (incluso las santas y las cruzadas) sí. Es difícil opinar sin caer en el insulto, por eso el post es tan bueno.

Bellaluna dijo...

La muerte, ya que no la elegimos, que al menos podamos ponerla en su lugar cuando nos plazca. Nosotros a nosotros, y a quienes queremos con el alma. La iglesia siempre habla de lo que no conoce aún: matrimonio, sexo, moral, muerte...