jueves, 12 de febrero de 2009

metástasis

Antes de irse de cacería, de la mano de Bartolo el de su pueblo, Garzón sí que había salido de montería. Aunque la preparaba desde hace tiempo, parece que solo llevó a ella carga de posta fina, como si las piezas que pretendía fueran caza menor. Un bigotes ex-manager de Pajares, un Correa de pocos vuelos..., en fin, cosa de un rato. A divertirse dando unos tiritos y que luego la señora desplume o despelleje, según le pete, para preparar el comistrajo posterior.

Pero lo malo de salir al monte es que no siempre sabes lo que te puedes encontrar. Porque tu vas por la trama y descubres que detrás de ella, por encima de ella, planea el fantasma de Becerril de la Sierra y entonces recuerdas que una vez leíste el libro aquél de los PPijos y evocas las pintas sonrientes del vídeo aquél de Caiga quien Caiga en la boda de la princesita Aznar y ese Arturo Valls preguntándoles a voz en grito "¿y vosotros quienes sois?" (http://www.youtube.com/watch?v=5jxk3Ec99d0), y vas y caes en la cuenta de que estás en medio de la camada del novio y debajo de la alargada sombra del insufrible hombrecillo...

Pero lo peor, con ser ya lo dicho malo, es cuando te pones a mirar en la otra parte del espejo, que para los delitos de corrupción hacen falta dos partes, el que corrompe y el corrompido o corrupto, y es entonces cuando se te empiezan a hacer huéspedes los dedos y vas y tiras un poquito de aquí, un poco de allá... Y aparecen, como por ensalmo, los contratos "urgentes" para un mismo acto divididos y parcelados para que cuelen, y tienes que mirar hacia el interventor que los aprobó, o hasta su mando jerárquico que suele ser Consejero, o aparecen los alcaldes con sus recalificaciones, y otra vez miras hacia los controles obligados, por ver cuanta ceguera, y también tienes que mirar para arriba, o se te vienen a las manos los tesoreros y sus recaudaciones discretas de origen desconocido, o las facturas de trajes por treinta mil, o las cintas que unos tienen sobre otros para cubrirse el culo... Te sientes como el que acompañaba al especialista a un amigo que tenía un dolorcillo por aquí y le ven al trasluz un tumor pequeñito, que puede ser benigno pero no lo sabremos hasta que abramos, y van y sajan y abren y resulta que tienen que cerrar a toda prisa no vaya a ser que la metástasis acabe hasta con el acero de la camilla.

Ahí, en ese momento justo, es cuando se persona en la causa el especialista en maquillajes y levanta en un pispás su cortina de humo y todos suspiran aliviados porque saben por experiencia que no hay nada que una buena teoría de la conspiración no pueda tapar, de modo que unifican sus mensajes al ritmo de Pedro José y salmodian todos lo mismo, que es útil y despista porque tiene mucho ritmo, conspiración, cons-pi-ra-ción, mirando para otro lado y señalando con el dedo al mensajero. Todos a una, porque todos saben que todos se la juegan porque ese irritante juez salió de caza un día sin saber que se metía en mitad del corazón de una selva en la que el más tonto hace relojes y se lo lleva crudo y que la cosa va de leonas bizcas, rinocerontes neocon, tigres de Castellón, víboras vallisoletanas, caimanes de la Sierra, pitones con gafas de pasta que aniquilan cuanto abrazan, bestias peligrosas que no se comen entre ellas, aunque sí muerden, por temor al Fantasma que camina, el que todo lo puede y lleva en la mano derecha un anillo americano de calaveras iraquíes y sobre el hombro un lorito con corsé, ese Fantasma que crearon Lee Falk y Ray Moore antes de que yo naciera.

Hagan lo que hagan, por lo menos ya sabemos que están muy malitos.

6 comentarios:

Gustavo dijo...

T'ha quedao chapó!
Pero, no nos engañemos: a riesgo de ser pájaro de mal agüero, agorero y demás lindezas que mi pesimismo pueda atraer sobre mí, no creo ni de lejos que estemos ante el final del PP tal y como lo conocemos; una cabeza de turco aquí, un chivo expiatorio allá, un maletín por aquí, una mordaza por allá... Y todo solucionado.
"No te lo tomes por lo personal, Mariano: son negocios", dirá Espe (sí, ya sé que me repito)

Adrian Vogel dijo...

En varias conversaciones mantenidas a lo largo de la tarde tomaba fuerza la idea del error de la cacería Bermejo/Garzón. Y me da la impresión que todo viene desde Gabilondo, porque este hombre tiene un gran predicamento. Y como periodista sensato habla con razón y peso. Y me recordaban que anoche –ya conociendo las circunstancias reales de la cacería y el encontronazo- comentó que Garzón y Bermejo ni tienen cabeza ni asesores. Cosa que no discuto (y además Bermejo no me gusta). Pero con todo, incluido lo de Gabilondo, lo peor me parece el hecho en si: la cacería. Una horterada, propia de otras épocas (sin ninguna connotación política, que también podríamos entrar en el asunto. Y desde luego nada ecológico. Ni civilizado. ¿Machismo puro y duro?

Gontzal dijo...

Creo que debo "rebobinarme" hasta los primeros años de la década de los noventa, porque la memoria me falla.

¿No era este Garzón un juez idolatrado por Pedro Jota hace más de 15 años?

¿No era Pedro Jota el adalid de la depuración democrática, azote de políticos corruptos?

¿No existían sospechas de que Baltasar y Pedro, Pedro y Baltasar iban de la mano entonces en la denuncia de la corrupción?

Corrupción socialista, ¿sería por eso? No lo creo, confiemos en Jota Pedro.

Porque vaya portada... ni El Jueves.. ni Época.

beatriz dijo...

Genial!!! El título y el símil son un poco angustiantes, pero no podía estar mejor dicho. El texto merece ser un editorial de el País, aunque tu blog está por encima de cualquier diario.
Lo increíble es que, aunque sabemos que están malitos, medio país les sigue a ciegas ¿está malito medio país? Es como para salir huyendo a otro planeta...

Mientras, la princesita postiza sigue dando hijos al mundo para llenarlo y ganar votos.

Lo dicho, si en marte hay oxígeno, va a ser cuestión de colonizarlo.

José Antonio dijo...

Yo tampoco lo creo, Gustavo, ni lo digo, aunque sí me está pareciendo que la gravedad y profundidad de lo que aparece cada día podrían conducirles hacia una refundación o algo similar. Lo que pasa es que están muy desconcertados por que buena parte de estos escándalos tocan demasiado de cerca, vía Agag, al cartucho que tenían en la recámara, dispuesto a volver al conjuro de "no se os puede dejar solos". Sospecho que por ahí van los tiros.

Tienes razón en cuanto se refiere a la caza como ya comenté en tu espléndido Mundano, dilecto Adrián, aunque tengo la sospecha de que, al meterse en esta consideración, el amigo Gabilondo desvía los tiros de lo fundamental de la cuestión. Es una opinión.

Tienes toda la razón, Gontzal, antes para Rajoy y Pedro Jota fue Garzón modelo de independencia judicial y de celo justiciero, pero era cuando condujo a Vera y Barrionuevo a las galeras de la Historia. Como la memoria es flaca, ahora se puede decir sin ponerse colorados que tiene "manifiesta animadversión". Con tal de echar nalones fuera y negar la mayor no saben qué más hacer.

Entiendo que el símil médico te parezca algo angustioso, incluso pensé rechazarlo por inadecuado, pero es que me parece altamente gráfico cuando se trata de definir una invasión generalizada de corrupción. Gracias por tu opinión, desmerecida pero muy halagadora.
Tu serás una de las que se vengan en la nave intergaláctica que mi chica y yo estamos preparando...

Antonio Piera dijo...

Yo tampoco lo creo, Gustavo, ni lo digo, aunque sí me está pareciendo que la gravedad y profundidad de lo que aparece cada día podrían conducirles hacia una refundación o algo similar. Lo que pasa es que están muy desconcertados por que buena parte de estos escándalos tocan demasiado de cerca, vía Agag, al cartucho que tenían en la recámara, dispuesto a volver al conjuro de "no se os puede dejar solos". Sospecho que por ahí van los tiros.

Tienes razón en cuanto se refiere a la caza como ya comenté en tu espléndido Mundano, dilecto Adrián, aunque tengo la sospecha de que, al meterse en esta consideración, el amigo Gabilondo desvía los tiros de lo fundamental de la cuestión. Es una opinión.

Tienes toda la razón, Gontzal, antes para Rajoy y Pedro Jota fue Garzón modelo de independencia judicial y de celo justiciero, pero era cuando condujo a Vera y Barrionuevo a las galeras de la Historia. Como la memoria es flaca, ahora se puede decir sin ponerse colorados que tiene "manifiesta animadversión". Con tal de echar nalones fuera y negar la mayor no saben qué más hacer.

Entiendo que el símil médico te parezca algo angustioso, incluso pensé rechazarlo por inadecuado, pero es que me parece altamente gráfico cuando se trata de definir una invasión generalizada de corrupción. Gracias por tu opinión, desmerecida pero muy halagadora.
Tu serás una de las que se vengan en la nave intergaláctica que mi chica y yo estamos preparando...