sábado, 28 de mayo de 2011

por higiene

Por higiene dicen que decidió Felip Puig mandar a los Mossos a limpiar la acampada de Barcelona. Bueno, también por el fútbol, no fuera a ser que esta noche los indignados acampados arrojaran ordenadores o libros a los muy civilizados hinchas del Barça y se liara una gorda. Por higiene democrática este tipo debería haber dimitido ya mismo ante la desmesura y violencia gratuita, frente a un colectivo pacífico que ejerce sus derechos, de unas cargas policiales absolutamente injustas y desproporcionadas. En lugar de hacerlo, este tipo da una rueda de prensa en la que miente descaradamente para justificar los inaceptables excesos de sus descerebrados e ilegalmente indocumentados policías, a pesar del mentís evidente que suponen para sus falacias tantas imágenes de brutalidad que han dado la vuelta al mundo. Por higiene democrática el presidente de la Generalitat, Artur Mas, debería ponerle de patitas en la calle por cruel y chapucero, pero no lo hace porque alguien le podría recordar que él es, desde luego, el que manda en el cotarro y, probablemente, el verdadero promotor de esta aberración higiénica.

Se han equivocado de motivo, pero a la vez han puesto, seguro que sin querer, el dedo en la llaga. Mira tu por dónde, resulta que nos hemos tirado tantísimos a la calle precisamente por higiene, porque al menos una parte del personal se ha dado cuenta de lo enormemente sucio y podrido que está todo lo político, todo lo económico, lo mediático o lo jurídico y se ha echado a la calle para intentar limpiarlo, que tanta guarrería debajo de la manta ya no hay quien la aguante. No son los mossos, ni la policía de la Aguirre (me niego a llamarla Esperanza, porque carece de ella), no son ellos quiénes para enarbolar la escoba ni la fregona, no son nuestros carteles ni nuestra presencia en las plazas lo que conviene limpiar en España, sino la mentira, la corrupción, la estafa y la miseria en la que nos llevan recluyendo los vividores desde que descubrieron la coartada democrática y la visa oro.

Por higiene democrática hubiera debido Zapatero, por ejemplo, modificar la Ley Electoral, una vez cumplidos sus presuntos objetivos contra un exceso de siglas que habrían podido dificultar la transición -que vaya excusa-, pero no lo ha hecho porque le sirve para posibilitar sus pactos aberrantes y para mantener esa dicotomía bipartidista que les asegura una cómoda y productiva alternancia en el poder, y está claro que el bipartidismo les viene mejor que la "romántica" idea de que los votos de todos los españoles sean iguales, que valgan lo mismo a todos los efectos, para que el panorama resultante de cada sufragio ponga a cada uno en su sitio. No lo ha hecho, y es por ello un guarreras.

Por higiene democrática salimos a la calle cada atardecer, aquí en Rota, unos cuantos ciudadanos indignados, cabreados y resueltos a que este levante justiciero que sopla de todos lados nos eche una mano a la hora de cambiar juntos las cosas y construir así una sociedad más justa, más humana y, definitivamente, mucho más limpia.

PD.- En Barcelona, la gente respondió a las agresiones llenando de nuevo a rebosar la plaza de Cataluña, como podéis ver en la fotografía adjunta. Ni un paso atrás.

7 comentarios:

miguel dijo...

2º intento.... Suscribo todo el articulo,muy bueno ,besos....

miguel dijo...

3º intento..... Que muy bien ¡ hala....!

arranz dijo...

Viendo la elocuente imagen de un antidisturbios, protegido con la parafernalia de su uniforme repartir hostias a una chica sentada en el suelo me pregunto de que lado está la higiene, el orden o el disturbio. Ante semejante guarrería el 15M va tomando cuerpo, se va haciendo mas fuerte y esto sí es esperanzador. "Por higiene", como bien dices, ni un paso atrás.

Anónimo dijo...

Si como no se den un par de cates!!
por desgracia la letra con sangre entra. Como no sea con un poco de cañita no vamos a ningun lado, pasara sin mas, !!!con lo pascifiscos que yo soy Antonio!!!!
Tu entrada....tas salio pisha!!!!
S.I.

Patty dijo...

Es denigrante. No encuentro otra palabra para expresar el estupor (o indignación) que he sentido al ver que aquellos que se supone, me representan, adquieren una actitud tan incívica y cobarde que da vergüenza. Es cobarde el vestirse de poder, con uniformes que se suponen sirven para cuidar y proteger al pueblo y utilizarlos contra el pueblo. Un pueblo pacífico, esperanzador y limpio enfrentado a un gobierno belicoso, desesperado y sucio.

Antonio Piera dijo...

Gracias, Miguel. Al final le acabarás cogiendo el tranquillo. Ayer saludamos de tu parte al doctor L.M. Un encanto de tipo.

Jorge, siempre tan exacto y preciso, como en tus dibujos. Sergio, con esas llevaremos siempre las de perder. Firmeza, la que quieras.

Gracias por tu opinión, Patty. Me ha emocionado. Quizás cuando dices gobierno cabría interpretarlo como poder en general.

albokari2 dijo...

Entre ayer y hoy he visto fotografías repugnantes de estos señores: aporreando a un minusválido, aporreando a un mendigo... Me hacen preguntarme dos cosas: ¿qué tipo de personas entran a ese cuerpo de policía? y ¿Felip Puig duerme tranquilo?