martes, 29 de mayo de 2012

alegoría del 15M

Mientras realizaba el vídeo que colgué hace un par de días, lo que tiene algún mérito porque hasta un segundo antes de empezar no había visto ni en pintura un programa de edición en este soporte, me dí cuenta de que una de las imágenes fijas, exactamente la que hace el número 20 de ellas, podía perfectamente ser una buena representación gráfica del movimiento que nos ha sacado a la calle desde hace más de una año. ¿Por qué?, -os preguntaréis, o no-. Pues porque sobre el fondo negro de la situación político-económica actual han aparecido y ahora están ahí porque se han quedado, miles de formas de colores que podrían representar las diferentes maneras de abordar la lucha común, contra el paro, las privatizaciones, los desahucios, por la igualdad de cualquier opción sexual..., y, además, sin nadie destacado, todas iguales, todas juntas, sin líderes ni organigramas. Entre ellas, que juntas hacen que el presente y el futuro sean menos negros, hay algunas amarillas, agrupadas al azar, que juntas componen ese 15M que está ahí porque es eso, gente como las demás, y que aparecen como unas más. Me ha parecido una correcta alegoría del movimiento, una especie de bandera de lo que no tenemos ni queremos banderas, eficaz porque cabemos en ella todos nosotros y todas las luchas que estamos llevando día a día.