viernes, 4 de mayo de 2012

Lola


Te golpearon, Lola, cuando la guardia civil os desalojó de Somonte. No lloraste cuando lo hacían ni del dolor de las patadas, ni de la rabia mal contenida al comprobar que llevaban la cara tapada con pasamontañas, que se escondían de los mismos ciudadanos a los que juraron defender. Lloraste luego, como casi todos, cuando desde el estrado empezaste  a contarles a tus compañeros, este primero de mayo que en tierras ocupadas recuperaba su auténtico significado, cómo había sido el desalojo. Ellos te aplaudieron y te animaron para que pudieras terminar tu emocionado relato, que tanto y tan bien comprendían las gentes llegadas de los campos de Andalucía, que saben tanto y tan bien de lucha y de resistencia.

Habías vuelto, Lola, a tu sitio, a reclamar tu derecho a cultivar la tierra en la que naciste, esa misma tierra que no aman ni comprenden, sin duda, quienes la venden a la especulación o los transgénicos. Volviste la noche siguiente, con cien compañeros más. Otra ocupación, la misma que desde aquel estrado reclamaba “para quedarse” Juan Manuel. A ver si esa que dicen nueva Junta surgida del pacto, que se proclama de izquierdas, presenta mañana otra denuncia contra su propia gente. A ver si se atreven a preservar la ‘legalidad vigente’ por encima de las personas sin que se les ponga la cara colorá. Que es tierra pública, no tierra suya. Que ni sirven para trabajarla ni nos dejan defenderla, como cantaba entonces La Bullonera.

Pero no estuviste sola, Lola, ni ese día ni los siguientes, ni volverás a sentirte sola más, ni tu lucha será silenciada. Hablaremos de ella los de debajo de las piedras, los sin voz, los indignados, los desahuciados, los parados, los hartos y todos los que antes callaban. Aunque también pretendan silenciarnos, clasificarnos, denunciarnos, reprimirnos, ilegalizarnos, aunque nos busquen por la red como hurones en la conejera, aunque publiquen nuestras fotos y busquen a nuestros inexistentes líderes, toda la gente de bien hablará y no callará de la finca de Somonte, de vuestra valerosa y pacífica ocupación, de las lechugas que ya están asomando y de los jilgueros que por fin volvieron.

Hasta volvieron a cantar los de ‘Gente del pueblo’, sevillanas como “La esquina de los paraos”, o aquella hermosa “Tienes que aprender”. Pero, sobre todo, esa que habrá de convertirse en vuestro himno y el nuestro, “Toma tu tierra” dice. Recuerda Lola, que pueblo que canta no morirá. Lo cantábamos cuando tú todavía no habías nacido. 

5 comentarios:

albokari2 dijo...

"Hoy sólo somos cientos, mañana miles", dice la Gente del Pueblo. Y añado el verso de una antigua balada anarquista de Italia: "Il tempo é dei philosophi, la terra di chi la lavora".

Yuyi dijo...

Ya que citas a Gente del Pueblo, te dejo aquí el enlace a un blog que estoy haciendo con la historia del grupo y de sus canciones, con la ayuda de alguno de sus componentes y otros luchadores de la clase obrera. http://gente-del-pueblo.blogspot.com.es/

Antonio Piera dijo...

Espléndido trabajo, Yuyi, el que estáis haciendo con ese blog, altamente recomendable. Muy buena idea su desarrollo a partir de las canciones. Un abrazo.

Yuyi dijo...

Gracias Antonio¡¡ Ya sabes, difunde que se entere tó el mundo. Está en "el horno" ahora mismo "La esquina de los paraos" tema actual como pocos, incluso después de 37 años... Te enviaré por aquí el enlace cuando lo acabe. Un abrazo¡¡

Yuyi dijo...

Nueva entrada del blog. El tema "La esquina de los paraos" de Gente del Pueblo. A veces la realidad supera la ficción.
http://gente-del-pueblo.blogspot.com.es/2012/06/la-esquina-de-los-paraos-gente-del.html
Presten atención y si les gusta MUÉVANLO¡¡