viernes, 31 de mayo de 2013

Jun no es Rota

Nos visitó la semana pasada, para dar una conferencia en el salón municipal de Actos. Llegó gracias a los ímprobos* esfuerzos de ese fenomenal Foro Plural Torre de la Merced a cuyo nacimiento tuve el honor de contribuir y que está desarrollando una formidable tarea contribuyendo a desasnarnos un poco más cada mes que pasa con cada conferenciante que programa. Se llama José Antonio Rodríguez Salas y es el alcalde de un pueblecito llamado Jun, que nadie conocía hasta anteayer, tan cercano a Granada que a muchos les parece un barrio más de la ciudad.

Trajo bajo el brazo una pequeña revolución latente, en forma de pajarillo azul de esos que twittean en la red, una fórmula de participación ciudadana a través y a partir de las nuevas tecnologías, unas maneras nuevas para que la ciudadanía dirija conjuntamente los destinos de su ciudad, elaborando -entre todas y todos  los vecinos interesados- hasta los contenidos del orden del día de los Plenos, debatiendo y aprobando las medidas a tomar de forma horizontal y democrática…

Cierto es que Jun es un pueblo chico, de muy pocos vecinos, crecido en el aluvión de profesionales que buscan un buen lugar dormitorio cercano a sus trabajos, normalmente parejas jóvenes, gente preparada para la que la tecnología no guarda secretos… Cierto que, en ese diseño social especial, parece fácil que una buena mayoría se integre cómodamente en experiencias virtuales a través del ordenador… Cierto que tampoco deben plantearse (imagino) problemas capitales en tan diminuta localidad…


Pero no me parece que ello deba restar mérito al increíble experimento sociológico y político que allí se está llevando a cabo, ni impedir que desde Rota volvamos una mirada repleta de esperanza hacia unos modos de empoderar a la ciudadanía que nos permitan soñar con que se puede acabar con las dictaduras y los caciques corruptos.

adj. Dicho del trabajo o de un esfuerzo: Intenso, realizado con enorme aplicación. (DRAE)