domingo, 6 de abril de 2008

la velocidad

De camino hacia mi voluntario exilio dorado, el coche hasta los goznes de los topes, y no es un decir, me despedía del Madrid de mis amores rodeándolo por la M30 cuando me saltó a la vista, devenida mirada de nuevo, un mensaje que algún friki de Tráfico había publicado en los rótulos luminosos que abundan por allí. Ponía lo siguiente: La velocidad, primera causa de accidentes. Pensé, a noventa por hora, que no lo habría leído completo, pero me equivocaba. Volví a releerlo, una tras otra, una docena de veces más al menos hasta dejar atrás Pinto, cuando ya había tomado la ruta definitiva de los patos.

El mensaje resulta tranquilizador. Es lo que tiene. En efecto, la genial frasecita viene a dejar claro que los coches parados se accidentan mucho menos, ¡dónde va usted a parar! A cero por hora casi puedes darte por seguro. Así que, me dije para mí, que es con quien hablo más cuando viajo solo, en cuanto me detenga por gasofa mi riesgo de accidentes será mínimo. ¡Qué alegría! Y eso que, pensándolo bien, tampoco es ello, siempre, tan cierto. Tengo un amigo al que le atropellaron dos coches parados y bien aparcados, y le aplastaron una rodilla dejándole para el arrastre. Él es uno de los que no estarían de acuerdo con el maldito mensaje, o al menos de los que no se tranquilizarían tanto como yo lo hice. Un tercer vehículo estaba aparcando, la calle formaba una ligera cuesta, mi amigo pasaba entre los dos coches parados cuando el que aparcaba golpeó a uno al que se le soltó el freno de mano, no tenía una marcha metida y, ¡cataplás!, le trituraron la rótula (o choquezuela) y le dejaron cojo pa toa la vida.

De forma que lo de la velocidad es relativo, como creo que alguien ya ha dicho antes. Lo que es absoluto, sospecho, es el excelente nivel de estupidez de los escribidores de mensajes de la Dirección General de Tráfico (o del Excmo. Ayto. de Madrid, en este caso, vaya usted a saber). Porque hace falta ser borrico para escribir, copiar y reproducir con publicidad una estupidez tan supina. La velocidad, amigos, es la principal causa de los accidentes.

La vida, según estos señores, debe ser la principal causa de la muerte. ¿O no?

6 comentarios:

Yak dijo...

Hubo un día en el que por miedo no me atreví a salir de casa...Eso si, me puse el cinturón de seguridad...

Interesante blog!!

Yak

David dijo...

Cuando ayer pasé por el blog para ver si habías actualizado (dejé la lectura para hoy, que no tengo que preparar ningún examen), y vi a don Pere, sabía que no ibas a piropear a la DGT y compañía.
Me he reído mucho con este texto.
Saludos

Antonio Piera. Madrid. dijo...

Bienvenido, Yak, me alegra despertar su interés. Por curiosidad..., dónde lo amarró usted? Espero que no fuera al trono de Roca.
Saludos, David. Sospecho que ha sido una "reducción al absurdo" la culpable de todo. ¿Para qué poner "el exceso de" o la velocidad "excesiva"? Reduzcamos conceptos, aunque caigamos en el absurdo.

Anónimo dijo...

Antonio... eres un provocador. Me viene a la mente aquello de "¿quién le ha dicho a Vd. que conduzca por mi?".
Quizás tienes razón y con un poco mas de imaginación podían haber previsto que tú pasarías por allí y tendrías tiempo de leer un mensaje más extenso y clarificador repartido en los sucesivos paneles. La reducida frase al menos a conseguido cosas, entre ellas que tu coco estubiese despierto y a lo mejor te acojonara un poquito.
Un abrazo y salud.
Xan.

iakitxu dijo...

lo malo de las balas tambien es la velocidad por que, eso de meterte una bala en la cabeza con un martillo,como que no...(en caso de despedida desesperada)
pues eso, que si estas tan tranquilo repostando y viene una vieja a 93km/h y tu repostando tan trankilo y aquella sin frenos, descosida y enfilada a por ti...veloz la muy joía y tu tan tranquilo(y van 3) y ajeno a ella y zas, se lleva tu cuerpo, tu coche y la manguera de la gasofinera, pues entonces dirías que la vieja iba muy veloz, que la culpa fue de la velocidad. pues lo mismo pero pasando un paso de cebras (cuidado! que viene la vieja) ó en un adelantamiento(el suyo, el de la vieja).
es lo que tiene que se suman las velocidades, aunque uno de ellos tenga veocidad cero,patatero.yastá, saludos

iakitxu dijo...

osti que me iba sin decirte que para nada te deseo un encuentro con la vieja antes citada, era por dar un contrapunto a tu post raudo y veloz.