martes, 6 de mayo de 2008

ozú

Miras la prensa y se te van al hoyo las alegrías que puedas albergar, pero es realmente peor si vas al mercado y revisas los precios. A esta sociedad de cotilleos y oropeles le está saliendo un forúnculo del tamaño de un campo de fútbol y parece estar de moda mirar quién gana la liga. Yo no sé vosotros, pero a mí no me llega ni para hacer cantar a un ciego, aunque eso ya no se hace por no ser políticamente correcto. Es mucho mejor, dónde va a parar, dedicar horas de programación a la basura, los cotilleos-basura y los montajes-basura, Pajares mediante. Se han disparado los precios de manera casi exponencial y los salarios tampoco, que hay tanto paro que si no te gusta ya vendrá otro a hacerlo por ese precio, de manera que la cadena de indicativos sociales está disparando tantas alarmas que si fuera de noche parecería una feria. La gente no puede con las hipotecas, mientras el euribor, ¡vaya usted a saber por qué!, se empeña en proseguir su escalada como si fuera la chica esa que quiere cargarse todos los ochomiles del planeta, lo que produce que los índices de morosidad anden por las nubes y los bancos restrinjan los créditos, de modo que empieza a faltar dinero en la calle que es el aceite de esta máquina que para eso se llama capitalismo y la cosa ya cruje, aunque menos de lo que crujirá mañana. Pan, leche, pollo, plátanos y limones entonan una tocata y fuga hacia el cielo que los pone imposibles, y ahora dicen que con el biodiesel el arroz se les unirá en breve y entonces qué comemos. Menos mal que ha bajado la bacaladilla. Y del conejo de ZP ni hablamos. El aceite de girasol sube un cuarenta por ciento y con derecho a no se sabe qué aportes minerales ucranianos, aunque a esa subida le doy yo la bienvenida porque la fritanga engorda y me estoy poniendo como un truño, debe ser la felicidad. El petróleo trepa que trepa con lo que sigue el litro de gasoil más caro que la gasofa de 95, sin plomo, eso sí, mientras algunos como Pizarro, ese providencial antiSolbes experto en economía, aunque sea en la propia, se lo llevan tan crudo como el Brent con dieciocho millones al coleto en el último año. Menos mal que me compensa oír al vivales ese de la Eurovisión (a tal parida / tamaña chorrada) e incluso dice El País que está arrasando Paquito Chocolatero mientras que para el Banco de España habrá en breve más inflación, más paro y todavía más morosidad, qué alegría, y no se venden coches ni motos ni regalando lotería.

Me estoy encomendando a IronMan porque me temo que el gobierno socialista todavía no se ha enterado de la que se nos viene encima, a no ser que se esté preparando para hacernos el pasillo.

3 comentarios:

Más claro, agua dijo...

Querido Antonio, no confíe usted demasiado en el hombre de hierro ese: es norteamericano, qué le voy a contar... ;-)

Luna Carmesi dijo...

Cuando recalcaban en algunos informativos el gran auge turistico del ultimo puente, y se preguntaban: ¿Crisis? ¿Qué Crisis?... Realmente no sabia como tomarme el socarron comentario...
Me quedé con lo que decia un tipo engullendo gambas:
'Este fin de semana comemos y disfrutemos... ya veremos que pasa a final de mes...'

No sé no sé...

Antonio Piera. Madrid. dijo...

A fin de mes, yo suelo ver lo que no pasa. Esto no lo arreglan ni los superheroes, por muy americanos que sean. Aunque lo que yo me pregunto es: si la economía está tan mal, y el sector inmobiliario pero, ¿por qué sugue subiendo el euribor?
Ezo.