domingo, 7 de octubre de 2007

país de locos

Iba yo esta mañana a una exposición en el Canal de Isabel II, en ese depósito reconvertido que me parece un espacio excepcional. Conseguí llegar hasta la calle Santa Engracia sorteando el festivalero e incongruente día de la bicicleta (que ya digo en un comentario a una intervención de khan que, hoy por hoy, me parece un monumento a la hipocresía) y llegué por fin a la entrada. Había cola, lo que me resultó extraño porque la exposición sobre Fotografía del siglo XX no me parecía capaz de suscitar demasiado interés, pero no era por eso.

Cuando intenté pasar, un agente de seguridad (creo que de Segurisa o Seguresa, a saber) me lo impidió indicándome con firmeza que debía pasar por la ventanilla de al lado, donde un compañero suyo, a bolígrafo, ¡rellenaba un parte de visitantes! con los datos de tu DNI que te obligaba a entregarle. Hora de entrada, nombre y dos apellidos, número del Documento... Un tanto mosqueado, le pregunté si no debía declarar el motivo de la visita, ante lo que el mandao aquel, incapaz de captar mi fina ironía, me respondió que no era necesario mientras me devolvía el carné y despegaba y me entregaba un sello autoadhesivo (que reproduzco) como el de los ministerios.

¿Pero en qué país vivimos? ¿Es medianamente legal fichar a los asistentes a una exposición pública? Si lo es, ¿en función de qué Ley pueden exigirse estos datos a ciudadanos libres?

Sospecho que debe tratarse de una imposición de la empresa de Seguridad (privada) al ubicarse la sala de exposiciones en el interior de un organismo protegido, con la exclusiva finalidad de ahorrarse un número muy superior de guardias para controlar el trayecto de los visitantes. Pero lo que es seguro es que el ínclito Nacho González, mano derecha de Espe y presidente del Canal, tiene que dar una explicación a los ciudadanos por ello, o que nosotros deberíamos boicotear este tipo de exposiciones con controles abusivos.

¿No os parece?

10 comentarios:

M. dijo...

Solicitar tanto dato para una simple exposición fotográfica es abusivo. La paranoia política de que el diablo puede esconderse en una lata de sardinas viene de antiguo, pero desde hace unos añitos ha empeorado la cosa. Lo mejor, para que a uno le dejen subir al autobús con la maleta es decir la verdad, que hay una bomba escondida entre los calcetines y bragas.

Grendel Khan dijo...

¿Ayer era el día de la bicicleta? ¿Era sólo en Madrid o qué? Porque en el resto del Reinodespañacoñoespaña (aplíquese acento pepero-carajillero) parece que nadie se ha enterado.

¿Y cuál era el motivo de su visita? Por las fotos seguro que no, ¡A quién le importa ver fotos si hay a montones por internet! Yo fui al festival de cine de Sitges, maestro, a ver películas de zombis. Le recomiendo la última de George Romero, y también la del elefante drogadicto, que dudo mucho llegue a los cines convencionales. ¡Y no me ficharon, entré sin dar mi DNI!

Browner...Seguro? dijo...

No me parece ni logico ni legal, mucho me tendria que interesar una exposicion para pasar por esa norma, no me parece para nada correcto y es mas, pienso que nadie deberia entrar en esas condiciones, que se la coman con patatas.

J. G Centeno dijo...

Estamos llegando a un punto en que la paranoia del estado ha obviado desde todo punto de vista el sentido común. Llevo cuatro años yendo a trabajar con el mismo coche, suelo, dado que el hombre es animal de costumbres, aparcar todos los días en el mismo sitio, el guardia de seguridad me saluda, y yo a él, todos los días al abrirme la barrera del garaje; pués bien, el otro día me olvide, una vez aparcado, de poner la tarjeta de identificación en el salpicadero; me llamaron a media mañana, sabían perfectamente que el coche era mio y quien soy yo, para que bajara a poner la dichosa tarjeta o una grúa se llevaría el coche; cuando bajé, bastante mosqueado, e interpelé al guardia de seguridad, desde ese día segurata, al que conozco hace un montón de años, me dijo que lo sentía mucho, pero ese era el protocolo. ¡Joder con el protocolo!

David, el tertuliano dijo...

Yo pienso que la cultura debe ser abierta. Hoy día hay que tramitar hasta para pedir un pincho de rabas.
También te aconsejo que, salvo conmigo, por supuesto, no recurras a la ironía ya que no todo el mundo posee un cerebro prodigioso como el de quien te está escribiendo estas líneas ;).
Si quieres que boicoteemos se boicotea pero de ahí a bLoicotear... (te debía la corrección).

Un saludo

Anónimo dijo...

Pues yo fui al festival de cine erótico de Barcelona y el control no era tanto ni mucho menos. No me exigieron ni el carné de periodista cuando dije que lo era y me dieron un pase. Podría haber ido mi padre, decir lo mismo y pasa seguro.
Es que los seguratas se exceden en celo, y sobre todo, los que trabajan para la Comunidad de Madrid.
Fijaos, por ejemplo en los del metro. Hay casos que dan miedo
Y no digo más.
Besos
Chapi Escarlata

Antonio Piera. Madrid. dijo...

Ni siquiera creo, m, que se trate de ese tipo de paranoias, sino de un rastrero intento de la empresa de seguridad por ahorrarse un par de tipos más para vigilancia del trayecto. Los miedos darían lugar a medidas comunes a todos los museos de Madrid, y no es el caso..., todavía.
Lo era, grendel khan y se tiraron a la calle más de 15.000 haciendo como que se creían que la ciudad es para ellos (bien sabes tu que no).
La próxima vez, browner, con ellas se las comerán.
Has caído en las fauces de la burrocracia, amigo centeno. Lo decía Forges, con su cabra genial: yo soy un mandao, y si no paga le topo.
sos rencores, don David. Ya está corregido y lo de la ironía, por desgracia para mí, es porque no me muerdo la lengua a tiempo.
Chapi, dichosos los ojos, qué no harías tu en el citado festival. Mañana me paso por tu casa a ver si le has sacado jugo al tema.

Antonio Piera. Madrid. dijo...

Mierda, David, cada vez que te escribo se cuela una errata. Quise decir Esos rencores... pero me comí la E con el pincho de rabas.
grendel, te agradezco la recomendación. Si la quieres hacer extensible a nuestros visitantes, mándame una crítica y datos de la peli y lo cuelgo por ahí.

David, el tertuliano dijo...

Estás perdonado, Antonio, sólo por recurrir a las rabas

Un saludo

Anónimo dijo...

Aunque no me meta en el tema de si es "demasiado" o no, es perfectamente legal. En casi todas las fabricas hay que identificarse para entrar.
Aqui el extracto de la ley que pedias:



Ley de Seguridad Privada 23/1992

Sección 2ª. Vigilantes de seguridad

Artículo 11.

1. Los vigilantes de seguridad sólo podrán desempeñar las siguientes funciones:

b) Efectuar controles de identidad en el acceso o en el interior de inmuebles determinados, sin que en ningún caso puedan retener la documentación personal.