martes, 30 de octubre de 2007

un hombre nuevo

Dicen los que de esto entienden que es imposible follar y a la vez barrer. Yo siempre, en plan original, había respondido que acaso con una escoba ensartada en tal parte..., muy gracioso yo. Pero es ahora mismo lo único que me falta. Lo de la escoba, digo. De polvo ancestral hasta las orejas, muerto de cansancio, con mil cosas por hacer a las que persiguen con saña otras mil inasequibles, para poder sentarme ante el ordenador he tenido que pasar una pierna sobre una enorme bolsa de basura ya que no se puede mover la silla al estar flanqueada por una interminable e inamovible pila de cajas de todo género menos el humano, y eso sin descoyuntarme el peroné ni enredar la zapatilla con el cable de los auriculares, que pende, hoy más que nunca, como si quisiera unirse a este desbarajuste con evidentes ganas de juerga.

Nunca hubiera pensado que caben tantas cosas en un apartamento, ni que mi capacidad de olvido hubiera alcanzado tan altas cotas. Sin conmiseración, sin perdón, me estoy deshaciendo de proyectos, anteproyectos, megaproyectos y algunas realidades que me han acompañado hasta ahora en los mil vericuetos que componen mi historial de transitario de la vida. Me asombro a mí mismo al encontrar relatos cortos que parecen de otro, escritos a lápiz a razón de cincuenta líneas por folio, casi doscientas páginas de un libro sobre el neoliberalismo que titulé Mañana, la barbarie, cuatro presentaciones de programas para la televisión, montones de presupuestos de cesión en régimen de alquiler de variados de insectos palo, pirañas, cucarachas y hasta cuatrocientos huevos de mariposa a punto de eclosionar, una carta de Gallardón asegurándonos el interés de la Comunidad por superar el atraso madrileño en asuntos de Internet e interesándose por nuestra oferta, toda la documentación, cartelería y diseño de un espectáculo de circo abortado casi al límite que se llamaba primero Prometeo y después Olympus, otro montaje de circo para discotecas con boas, cocodrilos y lanzadores de hachas, del que realizamos varios, por cierto, un proyecto muy documentado sobre cine a través de las ventanas del metro compuesto por centenares de fotos fijas retroiluminadas colgadas en las paredes de los túneles...

Me da vértigo. Pero os aseguro que romperlo y reciclarlo ha sido una de las decisiones más liberadoras que recuerdo. Amigos, hoy soy un hombre nuevo. ¿O era un Fénix?

17 comentarios:

Gustavo dijo...

"Dicen los que de esto entienden que es imposible follar y a la vez barrer. Yo siempre, en plan original, había respondido que acaso con una escoba ensartada en tal parte..." ¡Ah!, ¡tú también lo probaste!
Ahora en serio, es verdad eso que deshacerse de cosas del pasado lleva ese proceso al principio doloroso, pero finalmente liberador. Especialmente si encuentras cosas de gente que te dio por donde te atas la escoba para hacer dos cosas a la vez y que entonces considerabas amiguitos.

Luna Carmesi dijo...

A la tercera linea me da la impresion de leer sobre la resaca de una mudanza. O de algo previo a ello.
Uf. Bon courage!
Por lo demas... Hombre nuevo o Fenix, da igual... Pero controla la posición de la escoba.
;-)

Más claro, agua dijo...

Lo de barrer y follar a la vez como que no lo veo... o conviene mezclar los polvos...

Con tanto estrés, creo que necesitas cogerte el puente, amigo Antonio ;-)

Superantipatico dijo...

Y a qué lugar del universo mundo se ha mudado usted, si puede saberse?

Grendel Khan dijo...

Yo lo que deduzco es que se va usted a una casa más pequeña. ^_^¡

David, el tertuliano dijo...

Amigo, sin pretender tirar del tópicazo continuamente sólo se me ocurre decirte: renovarse o morir. Y es que la realidad es esa; una vida REAL y coloreada requiere cambios y los cambios requieren, muchas veces, pérdidas.
Desconocía (como imagino que mucha gente) todo ese "baúl de los recuerdos" que has descrito, y, si de algo te vale, me enorgullezco al pensar que mantengo relación "blogger" con alguien que ha hecho (o ha intentado hacer) todas estas cosas. Ahora toca seguir bien o mejor.

Un saludo

De Redes dijo...

Amigo, lo leo con frecuencia, con mucha frecuencia, nunca entro en su feudo. Hoy me decido más que nada para que no se sienta solo en un momento tan duro como el que está pasando, lo digo por experiencia propia, lo de una mudanza no se sabe lo que es hasta que se vive. Y lo que aparece en los lugares más insospechados de una vivienda al sacar lo que ya ni se sabía que existía es increíble.
En una palabra, que seguimos aquí, pendientes de su ventana aun que no nos vea.
Gratitud por sus cosas y saludos.

Isa dijo...

Además de ser liberador es maravilloso ver todo lo que hemos sido capaces de hacer y de no hacer en años pasados. A mi me da siempre un poco por la nostalgia, pero es cierto que después de eliminar ciertas cosas me entra un estado de euforia increíble. Por cierto, no encontrarías por ahí entre tus cosas viejas una tesis doctoral?. Me vendría que ni pintao..

Bienvenido hombre nuevo.

J. G Centeno dijo...

Acabo de tomar la decisión de limpiar, ordenar y sobre todo de tirar cosas inservibles, ¿o no?, que acumulo en el sobrao que me hace las veces de despacho, sitio donde leer sin interrupciones, de escuchar música aun volumen adecuado, e incluso de ver los partidos de mi Madrid hasta que el rival marca, unos diez minutos de media; y lo hago después de leer su entrada, así pues le hago responsable de lo que me ocurra. Entre otras cosas acabo de decidir prescindir de la escoba para siempre. ¿Con el lecologico de Polti se folla?

nata dijo...

pues yo en mis varias mudanzas he conseguido deshacerme de utilidades y conservar cienes de inutilidades; me aturullo, me alboroto, y lo hago mal. me cuesta soltar lastre. ¡así está mi trastero! -¿metáfora de mi misma?-

admiro tu valor para liberarte. bienvenido, hombre nuevo.

un beso

Browner...Seguro? dijo...

Y porque sera que ante este titulo.. yo entiendo como si hubiese un lamento...

Saludos y animo

Gustavo dijo...

Buenas Antonio. Vengo a proponerte una invitación para que estrenes tu nueva humanidad: echa un ojo y acepta si quieres. La cosa es que cites de alguna manera 8 cosas que te gustan y luego les pases la bola a otros tantos:
http://albokari.spaces.live.com/blog/cns!61E9B08CEBCBE7EE!3391.entry

Anónimo dijo...

También he pasado lo mío con la dichosa mudanza pero hay que vivir mirando al presente, nunca al pasado y en cuanto al futuro...es tan incierto. Me hice una promesa, vivir día a día casi como si fuera el último y, casi siempre, funciona. Hay veces en las que no se puede evitar echar vista al pasado, pero no conviene porque no ayuda. No guardes cosas que hagan que tu memoria no pueda renunciar a lo que fue. Lo importante es lo que es.

Pedro de Paz dijo...

D. Antonio, nos tiene usted seriamente preocupados. Ya le hemos dado algo de cuartelillo con eso de la mudanza y esas cosas, que ya sabemos que son un coñazo y que llevan su tiempo, pero su excesiva ausencia nos tiene en ascuas.

¿Sería usted tan amable de aparecer por aquí, aunque sólo fuese para levantar la mano ante el personal y decir "Totus Tuus"?

Todos nos quedaríamos algo más conformes. "Link beat" se llama eso en informática y comunicaciones.

Abrazos,
Pedro de Paz

Beta dijo...

¿Circo? Cuidado con Angel Cristo

Antonio Piera. Madrid. dijo...

Tal y como publicaba esta misma mañana de madrugada casi, ya he vuelto. Podéis creerme si os aseguro que he echado de menos estos ratos que llevamos pasando juntos desde pronto va a hacer un año. Joder. Un año ya. Anda que no han pasado historias. Aunque, la verdad, las recuerdo a través de un cierto halo de incredulidad no exento de cierto análisis crítico. ¿Quién era ese tipo que escribía tanto, y tan a menudo, acerca de lo humano y lo divino? ¿Quién le dio vela en este entierro de la sardina de la conciencia cívica? El caso es que su cara me suena. Es como si le hubiera visto en alguna parte. Hasta se parece a mí. Pero no soy yo, no lo dudéis. Era otro yo cargado de pasado borrascoso, arrastrando la pesada cadena del recuerdo sin añoranza, de los muchos pasos tal vez perdidos. ¡Qué digo pasos. Kilómetros!
Sin embargo, este que lo es, mira al futuro, engalla el gesto, se endereza y despliega sin conmiseración su 1,82 real. Que tiemblen los bajitos. Sonríe, hace bromas, coquetea, disfruta de la especie de vida que le ha tocado protagonizar a un ser de su especie.
Y paso sin más preámbulos a responderos, tras estas consideraciones que pueden también entenderse como advertencias. Gracias a todos por volver. Al loro.
Liberador, desde luego, Gustavo. Y de esos que mencionas ha habido unos cuantos, aunque sea tb de ley reconocer que alguno salió trasquilado del intento.
Mais oui, ma petite carmesi, si on est debut on arrive a faire de merveilles avec una escoba insertada. On m'a dit, quand même.
El famoso puente sirvió para estresarme más aún, cerca de tu tierra, por la que pasé dos veces, Eduardo. Qué lástima...
Allende las tierras del sur, super, aunque sólo la mitad de mí allí permanece. Lo explicaré algun día.
Al contrario, Grendel, a una mucho más grande, tanto que hasta parecen (y son) dos. Pero no me caben en ninguna de ellas los pasos perdidos esos que mencionaba.
Me hace feliz tu orgullo, David, sobre todo si imagino los horizontes que alcanzaría si te lo supieses todo. Tu sigue leyendo en este espacio sorpresa...
Bienvenido "de redes". Si no habla no se le ve, aunque se le sospeche entre tantos silentes a los que saludo con afecto. Llevo cerca de 24 mudanzas en mi haber, varias casas desmontadas por completo y no pocas ciudades, algunas en el extranjero llenas de luz.
¿Una tesis sobre qué, Isa? Las hay acerca de la inmortalidad del cangrejo, la mencionada del neoliberarismo, proyectos de revistas fallidos, planes económicos de viabilidad empresarial, carpas personalizadas para presentaciones y/o eventos... Usted pida por esa boca.
Señor centeno, con lo del Madrid lo lleva crudo últimamente, que con sufrimiento y suspense no paran de ganar. Vaya responsabilidad que me carga. Amplias espaldas ofrezco para ello, y con la Polti creo que no tiene porqué, ni un por dónde atractivo.
Bienhallada, nata, en el cielo de los trasteros. ¿Quién sabe? A lo mejor entre los cienes de cosas guardados equivocadamente está la solución alos problemas vitales. Yo he encontrado cuatro apuestas de la Primitiva realizadas según un sistema al que nunca jugué. Quizá ahora...
Lamento no, browner. Seguro que no. Dejémoslo en distancia.
Gustavo, te agradezco el gesto pero no suelo jugar a esas cosas. Sí podría, no sé si vale, contestar yo, pero lo de implicar a otros, como que no lo veo. ¿Puedo?
Carpe diem, anónimo. Ni más ni menos. Le doy la razón en todo lo que dice. ¿Le/la conozco? Sus argumentos me suenan.
Don Pedro, no se me preocupe. Las cosas deben tomar su tiempo, y uno no renace en dos días, aunque lo intente. Gracias por su sincero interés, que me consta. ¿Para cuándo otras birras?
Beta, sobri, tu siempre críptica a tu manera. Sé que querías decir que me echabas de menos. Jajajaja.

gustavo dijo...

Por supuesto, no te veas obligado: hazlo sí quieres; si no quieres involucrar a nadie, me parece perfecto. Es curioso hasta donde se remonta el juego: yo me cansé de rastrearlo cuando se bifurcó en tres personas distintas. Un abrazo. ¡Bienvenido de nuevo!