martes, 27 de marzo de 2007

moroso

Tuve hace tiempo un patrón, que me pareció un tipo interesante. Embarcó a medio centenar de personas en una aventura de las más apasionantes que conozco: la creación y puesta en planta de un medio de comunicación. En este caso, incluso, no de uno sino de dos a la vez. Dos semanarios. Se llamaban Madrid Económico y Tribuna Inmobiliaria, revistas con formato tabloide y papel prensa que tuvieron una vida limitada pero feliz. Creo que no estaban mal, aunque la cosa fue declinando y los pagos de la nómina espaciándose sin control, de atraso en atraso hasta la debacle final. Con más voluntad que acierto fuimos aceptando lo que no eran más que largas o largas cambiadas, hipótesis aventureras de soluciones atrabiliarias para una situación condenada a muerte. Había que seguir saliendo, aunque tuviéramos que tirar de recursos propios, porque parar era caerse, como si fuéramos en bici. Y así lo hicimos, asambleas inútiles por medio.
Cuando ya la cosa estuvo clara, y no hubo más remedio que parar, el tipo aquél, un tal Julio Abengózar, liquidó sus deudas con pagarés para salvar los muebles. No sé que habrá sidos de ellos, los muebles, digo, pero sí comprobé en carne propia que los pagarés resultaron un papel más mojado que las toallitas nuevas esas que hay para limpiarse el culo.
Así andaba yo ahora, con un agujero de a millón de las antiguas, cuando aparecieron inopinadamente en un cajón un par de diapositivas de una fiesta, con primeros planos del ínclito. Chicos, no he podido resistir la tentación de permitir que se asome a esta página a modo de callado homenaje hacia una sabiduría tan profunda como habitual en este pueblo nuestro. La tocata y fuga del superviviente.

5 comentarios:

marta de esparta dijo...

la verdad es que cara de muy buena gente no tiene :P espero que gracias a google la gente pueda estar al tanto de sus fechorías...

GLORIA dijo...

Navegando por aqui me encuentro con este Blog. No dudo de lo que nos dice Antonio Piera, pero no se si es el mas indicado para lanzar una denuncia. conocí al tal Piera hace años y puedo asegurar que no es tipo muy recomendable. Un dia u otro todos cobramos de nuestra propia medicina

Antonio Piera. Madrid. dijo...

No rechazo que creas que no soy recomendable, Gloria. Incluso me inclino a darte la razón. Pero no me das ninguna pista. Que yo recuerde, no he conocido nunca a un travestido tan íntimamente como para causarle impresión alguna, favorable o desfavorable. Cuéntanos más, corazón, al mnos para que lo tuyo no parezca una puñalada trapera.

Anónimo dijo...

Nombramientos. Decreto 100/88, de 11-07-1988, presidencia de la junta por el que se nombra a don Julio Abengozar Oviedo, secretario general de la Presidencia de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha. D.O.C.M. Nº 29 de 19-07-1988.

Diario Oficial de Castilla-La Mancha,19 de Julio 1988 (núm. 29)

Luis dijo...

Este hombre no tiene donde caerse muerto. Es un encantador de serpientes, va de rico y nunca ha tenido un puto duro. Mucho hablar, y mucho prometer, pero en cuanto pudo nos dejó tirados con un descalabro de periódico que nunca llegó a nada. ¿Qué será de su vida?