lunes, 20 de agosto de 2007

el gilipollas soy yo, en realidad

Por no haber contrastado suficientemente la noticia sobre subvenciones del Estado español, vía Gobierno Zapatero, a la FAES. Porque, de haberlo hecho, nunca me hubieran podido pasar por alto los 2,89 millones de euros que ha recibido recientemente la fundación que tiene Aznar para el control ideológico del PP, esta vez del Ministerio de Cultura, con lo que el total de ayuditas que la citada fundación ha recibido este año de sus mortales enemigos socialistas ha sido, ¡tachan, tachan..! de 3,7 millones de euros, sí señor. ¡Ah!, y el total de lo percibido por la Pablo Iglesias tampoco resulta tan distante de esa cifra, ya que entre unas cosas y otras percibe de las ubres del Estado y de los impuestos que pagas religiosamente 3,5 millones de euros limpios de polvo y paja.

Así que, por favor, no me preguntéis de qué se carcajea el mediocre insufrible en la foto que os dedico, porque parece que está bien claro. Se ríe de ti, visitante apreciado, se ríe de mí y de mis teorías estúpidas acerca del comportamiento de los políticos actuales relacionándolas con la lógica aparente, se ríe de su supuesto enemigo político, al verle pasar una y otra vez por el aro, y se ríe, en definitiva, de todos los españoles que todavía se creen que en su país la política que aplican sus representantes es honesta y decente, lógica y transparente.

Esto sí que debe explicarlo nuestro Presidente del Gobierno en el Congreso. Debe responder de inmediato a las siguientes preguntas: ¿Qué tipo de acuerdo existe entre los partidos políticos mayoritarios que respalde estas subvenciones? ¿Dónde ha quedado escrito dicho acuerdo? ¿Cuales son sus contenidos? Lo demás son zarandajas.

6 comentarios:

RGAlmazán dijo...

Que lo explique de una vez. Es mucho dinero y desde luego se me ocurren muchos otros fines más loables para dicha cantidad.

En cuanto a que se ríe, no me afecta mucho, insulta quien puede, no quien quiere. A un tipo como él que ha dado muestras de su inconsciencia, su ignorancia y su maldad, lo único que hay que desearle es que le juzguen por genocidio.

Salud y República

Gustavo dijo...

Soy Josemari:
Me río de ti y de ti y de vosotros porque:
-realicé una guerra ilegal y no he sido juzgado;
-gasté dinero público en la boda de mi hija y no me lo han pedido;
-estoy haciendo negocios en el extranjero con el dinero que saqué de mis legislaturas
Y, sobre todo, me río de todos porque, a pesar de ser un idiota integral, seguro que volvería a salir elegido. Juajuajuajua

Francamente, hay que borrarle esa repugnante risa de la cara ya: ¡Juicio a Aznar!

Anónimo dijo...

No puedo por menos que decir que tienes toda la razón del mundo, menos, según creo yo, en el título de tu entrada. Debería titularse, a mi entender, no ZAPATERO ES GILIPOLLAS, ni EL GILIPOLLAS SOY YO, sino "SOMOS GILIPOLLAS" porque yo tb me siento así y creo que todos debemos sentirnos así.

Némesis dijo...

A mi la política de este santo país se me parece cada día más a la lucha libre mejicana... todo cuento y espectaculo para luego irse juntitos a la ducha a frotarse la espalda.

¿habrán cambiado el cuento del futbol, pan y toros?

Antonio Piera. Madrid. dijo...

Por desgracia, anónimo, el mal de muchos nunca ha sido otra cosa que una epidemia, lo que consuela poco. Tenéis razón todos, lo peor empieza a ser la cara que se te queda. La que se me quedó a mí cuando me contaron que el padre de Rajoy y el de Zapatero eran muy amigos, que frecuentaban en León círculos parejos y que sus dos hijos, sí, ellos, aparentemente tan distantes, se conocen desde chavales y eran poco menos que colegas. Hay que joderse, que diría un clásico.

Preem Palver dijo...

Pues más de 615 millones de las antiguas pesetas... Aunque viendo como se las gastan se los ventilarán en un par de congresitos.

Los pobres. ¿De que iban a vivir si no? ¿vendiendo caspa?