jueves, 8 de febrero de 2007

Zaragoza, 1958


Primeros días de junio, en la comunión de mi prima. Por las mañanas, muy tempranico, los escolapios me hacían cantar en camiseta aquello de Isabel y Fernando, el espíritu impera... Pero lo sobrevivimos. No todos. Me dice mi recién reencontrado primo, que es quien me ha mandado esta foto, que seis de los que veis ya no están entre nosotros. Mi mujer nació el año siguiente. No he podido despegar los ojos de esta foto durante un buen rato. Sorpresa, curiosidad, ternura...

6 comentarios:

marta de esparta dijo...

sí que había niños en las familias de entonces. no como ahora que son algo rarísimo :(

Ana dijo...

Preciosa y entrañable...
Tú eres quien lleva el velo y el vestido blanco largo, ¿o me equivoco?

Ana dijo...

...¿O quizá el de la pajarita? No termino de ver bien.

Anónimo dijo...

la foto genial me encanto merka

merky dijo...

fue un acierto la foto aunque falta alguien un bonito recuerdo

Antonio Piera. Madrid. dijo...

Ya veo que no ves nada bien, querida Ana. Vamos a tener que suscribir la compra de unas gafas de madera en tu honor. Yo realmente soy la niña de abajo a la derecha, la que está de espaldas para no verte, antes del cambio de sexo. Gracias a todas, Marta, Ana, Merka, Merky, más parece que la sensibilidad sea cosa de chicas...