jueves, 20 de septiembre de 2007

dolor de cabeza

Estaba a punto de terminar una entrada preciosa, acerca de la aparición (de un día para otro) de todo un edificio frente a mis narices, aportando pruebas digitales como demostración de que mis neuronas no juegan todavía a las cuatro esquinas, cuando de pronto me he dado cuenta, al ir a currarme las ilustraciones, de que se ha quedado en casa el cable de descarga de la cámara. Mi gozo en un pozo. He valorado si, a pesar de todo, podía publicar el texto y aplazar la publicación de las fotografías para más adelante, pero he decidido que no os merecéis tal ejercicio de sadismo, así que, cuando vuelva, prometo ofreceros esa entrada en la plenitud en que fue concebida.

Me he quedado más colgado que un abrigo en agosto, así que me he puesto a cavilar y darle vueltas al tarro acerca de lo que podría ofreceros en su lugar. Tanto, que se me ha levantado un dolor de cabeza del nueve. ¿Sabíais que el dolor de cabeza es el problema de salud más frecuente en el mundo? Según un estudio reciente realizado por la compañía Nielsen entre una abundante muestra, el 42% de los encuestados reconoce un dolor similar al menos en las últimas cuatro semanas. Así que yo he cumplido por un rato.

Pensaba que el dolor, satisfecha su función, debería largarse a otra parte. Mas hete aquí que no, y permanece, y crece, se colma de matices, extiende sus ramificaciones visitando terrenos vírgenes cuya existencia desconocía, me cita, le embisto, me torea, se enquista en una arista, pasa a otra cuando menos lo espero, se burla de mí... Lo cierto es que el puñetero dolor me está jodiendo pero bien, aunque sospecho que nunca le llegaré ni a la suela del zapato, en cuanto a dolores, a mi sobrino Jorge, un auténtico experto en la materia, que hasta le sacan por la tele como uno de los líderes en el absurdo deporte de a quién le duele más. Tanto, que entre los dolientes han acabado montando una asociación con nombre de empresa de paquetería por avión, la AEPAC (Asociación Española de Pacientes con Cefalea), que acaba de inaugurar página web en la que te puedes enterar de lo de las inyecciones de botox en el coco y demás cosas superinteresantes para los profesionales de la reina de todas las pupas. La cefalea.
Que les vaya bonito y muy, muy suave, les deseo de corazón.

7 comentarios:

Más claro, agua dijo...

¿Que te duele la cabeza? ¿No será que hoy no quieres follar?

Chiste antiguo:
- María, toma una aspirina...
- Pero si no me duele la cabeza...
- Perfecto, pues vamos a la cama...

(lo siento, sé que es malo, pero hoy las musas han pasao de mí, están de cañas con el Sabina y con el Nano por Madrid)

Isa dijo...

Botox en la cabeza??, me da tanta grima como en los labios. Me he dado una vuelta por la página a ver si descubría un método mágico para mi y mi cabeza y lo de la toxina botúlica no me convence, no tienen la dosis muy clara ni el efecto tampoco. Entonces que es lo que saben, me pregunto yo??. No han conseguido ficharme en su club, y eso que era una muy buena candidata.

besos

P.D: me duele la cabeza.

Browner...Seguro? dijo...

Pues si realmente es uno de los dolores mas desagradables que hay, si es que hay alguno que no lo sea claro.

Pero esos días tontos en que te entra y joder no hay manera de que se marche se pasa mal de verdad, menos mal que a mi no me ocurre muy a menudo excepto los días de resaca.


Saludos del Browner

Grendel Khan dijo...

Contra el dolor de cabeza no se me ocurre un método más efectivo que el onanismo. Simple, barato y eficaz. ¿Lo ha probado alguna vez?

Jorge dijo...

Lo primero de todo, he de agradecer a Antonio (mi tío) esta introducción tan amena y poética de los dolores de cabeza de la AEPAC. Curiosamente, llevo tres días de baja por esta enfermedad que convive conmigo día tras día (en el sentido más extricto de la palabra) más de siete años.
Un dato curioso que no ha comentado Antonio es que, si bien el dolor de cabeza es el dolor por antonomasia del ser humano, es el dolor menos estudiado y para el que menos soluciones directas existen.
Por ello, la creación de la AEPAC es fundamental, para hacernos oir ante los que deben hacer algo y dejarles claro que lo nuestro no es sólo "un simple dolor de cabeza"

P.D: GRACIAS POR TODO ANTONIO

Antonio Piera. Madrid. dijo...

Isa, están empezando.
Eduardo, anda que no tiene años. Como decimos en Madrid, más que el canalillo.
grendel, ¿y ezo que ez lo que ez?
Sigue adelante, Jorge. No sabía lo de esta baja.

Isa dijo...

Que no se me malinterprete con la asociación, no me cachondeo ni mucho menos, es un problema que conozco desde los 10 años, por eso a veces intento reirme de él. Y además sé perfectamente cómo funciona la investigación en españa, que soy precaria de investigación. Hay enfermedades que venden y otras no.