miércoles, 16 de mayo de 2007

chica, tu ídolo te lo va a hacer

Ya sé. Ya sé que el titular resulta rebuscado y provocador. Pero es bastante exacto, así que... Como bien sabéis, hoy las ciencias adelantan..., y en esa barbaridad están proliferando tiendas (virtuales y de las otras) dedicadas al placer de la mujer en todas sus formas, entre las que se encuentran mil y una maneras de lo que antes se llamaba hacerse un dedo. Como soy bastante cotilla, estuve visitando la web de una de las que me parecen mejores, que se llama Los placeres de Lola, y en ella encontré un artilugio increíble que os describo sucintamente.
Es el de la foto y, como podéis observar, se trata de un elegante y potente vibrador que se puede conectar a la salida del iPod o de cualquier mP3 y cuya intensidad o frecuencia de movimientos es producida por el tema que estás escuchando a la vez por los auriculares (lleva un adaptador universal para conectar al mismo tiempo los cascos y el vibrador). Que estás relajada, te eliges algo de chillout, que te apetece más marcha, pues le das al rock más acelerado o te pones una punkada de Siouxsie que va que se las pela. Pero, ya en el colmo de la sofisticación..., ¿quién te impide que te lo haga la voz aterciopelada de Alejandro Sanz mientras te musita al oío que tiene, ya lo ves, el corazón partío?
No respondo de los resultados, porque no conozco todavía a ninguna que haya tenido el gustazo de probarlo, pero sobre el papel parece delicioso. En la tienda dicen que se vende mucho, y ya puede ser bueno para costar 86 euros (y sin el iPod). El cacharrito mide sus buenos 19,5 centímetros, responde (cuando lo hace) al nombre de OhMiBod, puede también funcionar autónomamente pero, y esto sí es paradigmático, cuando está conectado al reproductor de música sube de intensidad con el mando del volumen. ¡Qué gozada!

Desde ahora, las chicas podrán hacer de pie sus aguas menores y masturbarse con No me gusta que a los toros te pongas la minifalda, que también hace falta tener ganas de reivindicarse. ¿Quién necesita ya las cuotas?

1 comentario:

Gustavo dijo...

Parece un gran invento, lástima no ser mujer para gozarlo (y no sigo por ahí que me pierdo)