lunes, 14 de mayo de 2007

la mejor noticia para Aznar

Sin duda que Aznar estará de enhorabuena porque parece que se van despejando las dudas que expresaba el otro día, con voz estropajosa. Y eso que tenía razón cuando mascullaba aquello tan gracioso de: ¿y quién les ha pedido que conduzcan por mí?, como tampoco le faltaba cuando defendía el autocontrol (no me hagáis juegos de palabras evidentes, por favor) a la hora de consumir alcohol antes de sentarse al volante de un bólido, que correr es lo que de verdad le gusta. (Disgresión particular al canto: más de una vez me habréis leído que las recientes campañas de tráfico (añadiré que las antiguas, también), pecan de paternalistas y comminatorias, convirtiendo al ciudadano en hipotético reo mediante supuestos de lesa dignidad. No lo acepto ni lo comparto. De la misma manera que colgaría de las orejas a mis colegas periodistas, sobre todo de televisión y radio, cuando llaman "conductores borrachos" a quienes se han accidentado con mayor dosis de alcoholemia de la que que ajusta Tráfico. Si tuvieran razón..., cuántos cirujanos habrán abierto a un prójimo borrachos perdidos, cuántos jueces habrán dictado sentencia estando ebrios, cuántos padres de la patria habrán dictado leyes en plena privación etílica... ¡Valiente chorrada ese calificativo!)
Sigo con Aznar, que se me ha ido el santo al muslo. El caso es que se acaba de conocer la noticia de que, en Japón, se investiga para que los coches anden con sake, el licor de arroz o, mejor dicho, con el etanol que proviene de su fermentación. Al parecer, un kilo de arroz produce hasta medio litro de etanol para mover el coche. Me imagino al ex-presidente bebiéndose la mitad del combustible antes de lanzarse como un loco a la carretera, haciéndoles a las cámaras de vigilancia enérgicos cortes de manga. ¡Adelante, hombre del seiscientos!
¿Os habéis fijado que se le está poniendo cara y gesto de majarón?

Nota posterior: ¿Que por qué me mofo de él si comulgo con alguno de sus planteamientos al respecto? Buena pregunta. Porque no tiene derecho a hablar así el responsable último de las mismas o parecidas campañas desde el gobierno que presidió durante ocho años. Porque estos chicos (Aznar, Acebes, Zaplana, Rajoy...) tienen demasiado endeble la memoria y eso me da coraje. Porque me cae fatal.

1 comentario:

Gustavo dijo...

No sé si eres aficionado a los Simpsons, pero me has recordado un capítulo en el que Homer imagina que los coches andaran con cerveza: "Uno para ti, otro para mí". Sin embargo, Aznar creo que es más de vino añejo (no es un cualquiera que beba don Simón), no creo que comulge con esos lujos asiáticos.