miércoles, 2 de mayo de 2007

miserias del Cementerio Civil

Estuve allí ayer 1 de Mayo. Lo encontré porque su acceso permanecía en algún rincón de mi cerebro al que aún no ha llegado el alemán, pero no por las indicaciones municipales, inexistentes. Ni siquiera tiene rótulo en la puerta. Estoy hablando del clandestino, para este Ayuntamiento de Gallardón, Cementerio Civil de Madrid, lugar donde reposan los restos de Pi y Margall, Salmerón, el teniente Castillo, Pablo Iglesias, la Pasionaria, Giner de los Ríos..., y de tantos y tantos ilustres de nuestra historia, además de muertos, caídos en desgracia, tumbas repletas de moho, deterioradas, viales embarrados, lápidas robadas o rotas en mil pedazos, todo en un estado de abandono y de falta de cuidados digno de las peores cochambres. Túmulos de judíos, de masones, de librepensadores, de protestantes..., hasta de niños, dejados, y nunca mejor dicho, de la mano de dios.
Por no mencionar osarios de desconocidos encerrados tras muros con puertas de hierro y convertidos en meros desmontes (foto de abajo).
Si has paseado entre las tumbas del cementerio de Père Lachaise, en París, y luego ves esto, se te cae la cara de vergüenza.
Pobres de los pueblos que no respetan su historia, que no aprenden de ella y la valoran, porque están condenados a repetirla.

7 comentarios:

Villaykorte dijo...

El cementerio de los ingleses de Madrid ni siquiera sale en la web del Ayuntamiento -triste-

Gustavo dijo...

Ni siquiera es ya por política, sino por patrimonio histórico: esta administración no respeta nada. Hay que agradecerte que nos pongas en conocimiento de estas cosas.

nieve dijo...

esto es vergonzoso, ... es una sensación de impotencia enorme... bien pensado, teniendo en cuenta quien gobierna la comunidad y quien el ayuntamiento, no es extraño

Anónimo dijo...

¿Estáis seguros de que fue un alcalde del PP quien mandó arrancar las indicaciones hacia el cementerio civil? ¿existían cuando estaba Tierno?

Rastignac dijo...

La mayor parte de los restos que reposan ahí son magnates de la caspa y de lo rancio. Se puede conservar como una chorrda de tantas que nos legó el XIX y perpetuó un todavía más ridículo siglo XX. Ni Pi Margall, ni Fernando de castro ni siquiera el infeliz de Giner ni menos aún el plagiario Sanz del Río son referentes de nada añorable. Que sigan descansando en paz y punto final con sus absurdas existencias.

Antonio Piera dijo...

Su opinión, Rastignac, no me parece digna del menor respeto. Tal vez usted prefiera pasear su opinión sobre el pasado de vez en cuando por el fossar de las Moreras de su Barcelona, o acaso le parezca mejor lo bien cuidado que mantienen el mal llamado Valle de los Caídos.

Anónimo dijo...

Rastignac tiene toda la razón. Respecto a la payasada del Fossar de les Moreres, la caspa se agolpa a toneladas y apenas se puede pasar.

Al fossar de les moreres
Jo no se si n´hi ha traïdors'però a les seves clavegueres'Porto sempre a pijar el gos
i a cagar, d´uves a peres...