miércoles, 17 de enero de 2007

Vómito (II) - Una de visión histórica

(Extracto de una respuesta que publiqué ayer en el blog de Manolo Saco).

Aún compartiendo tu asco y tu ira, querido Manolo, conviene valorar la finalidad y objetivos de la teoría de la CRISPACIÓN. Nada en la posición que ayer mantuvo Rajoy es casual. Ni la presencia en el hemiciclo de todos los personajes peperos de mayor peso político (salvo uno), ni el tono de agresividad y ataque personal (¡váyase, señor ZP!, ¿te suena?), ni las actitudes chulescas de su grupo de diputados, ni las oscuras alusiones en las que no eres el único en observar trasfondos paragolpistas.... No.

Seguir Leyendo...



Todo ello, ese tono, esas maneras..., ¿no te recuerdan el vídeo de los doberman, y algún otro? Desengáñate, los peperos tienen desde hace años, exactamente desde el comienzo de esta legislatura, el claro objetivo de conducir a nuestro país por las vías de la crispación, del enfrentamiento, de la descalificación, de un persistente ruido de fondo que no permita al personal realizar análisis serenos ni al político que aborde diálogos positivos. Ruido, ruido, mucho ruido, que diría Sabina, incluyendo las calumnias con reiteración goebeliana.
¿Por qué? Me alegro de que me hagas esa pregunta, aunque sea retórica. La contestaré, sobre todo, porque para eso estoy escribiendo este post, que todo hay que decirlo.
Por dos razones: una, porque se están jugando nada más y nada menos que su futuro político si el PSOE consigue que ETA entregue las armas. Es decir, porque entienden que en este envite se lo juegan todo. Y dos: porque éste es también el caldo de cultivo preciso para posteriores envites que se preparan en el 13 rue del Percebe. ¿O no es allí donde se preparan? Habrá que jugar a las profecías o a las adivinadivinanzas.
Ergo abonar su crispación es hacerles el juego, Manolo, amigo, y pasar de ellos es también darles más juego. Ahí, en la templanza, estuvo sembrao el presi.